General

La crisis inmobiliaria causa el cierre de 55.000 agencias en dos años.

La caída de las ventas de pisos ha arrasado el otrora floreciente sector de la intermediación inmobiliaria. Así, de las 80.000 agencias que había en España en el verano del 2006, el momento más alto del boom, apenas sobreviven hoy unas 25.000: una caída de 70%, que se ha llevado por delante, según estimaciones del sector, más de 180.000 empleos.

La sangría, además, está lejos de haber terminado. Según Joan Ollé, presidente del Col · legi d´Agents de la Propietat Immobiliària (API) de Barcelona, los cierres continuarán en los próximos meses, y no prevé que queden más de 20.000 agencias a final de año. Para Ollé, la crisis inmobiliaria ha permitido «limpiar el sector, que se había llenado de miles de chiringuitos, que a veces eran poco más que un autónomo con un móvil, sin ninguna profesionalidad. La gran mayoría de los agentes colegiados (API) siguen abiertos». El ajuste será aún mayor en Catalunya, donde la ley de Acceso a la Vivienda que entrará en vigor después del verano exigirá a los profesionales inscribirse en un registro y suscribir seguros de caución y de responsabilidad civil: de las 3.500 agencias que siguen abiertas, Ollé prevé que no continúen más que la mitad.

Las agencias inmobiliarias no han podido aguantar una caída de ventas de más del 80% desde los máximos del 2006, un retroceso de los precios medios – en las grandes ciudades se estima de un 12%-y la morosidad de muchos promotores a los que comercializaban vivienda nueva. Tecnocasa, la primera franquicia inmobiliaria del país, que llegó a tener 1.400 establecimientos en el 2006, cerró el 2008 con 308 y una caída anual de ingresos del 57% y prevé aún más cierres.

Otras de las grandes empresas del sector no han sido tan afortunadas: la catalana Expofinques, la andaluza MC y Don Piso, del grupo Habitat, presentaron concurso de acreedores; Fincas Corral fue vendida por un euro y sus trabajadores denuncian que no cobran sus salarios y Coldwell Banker, la mayor franquicia inmobiliaria del mundo, abandonó España, donde en el 2007 había llegado a tener 60 franquiciados.

Según la consultora Mundofranquicia, el año pasado cerraron en España 24 franquicias inmobiliarias (el 37%) y estas empresas se encuentran entre las más perjudicadas por la crisis. La franquicia inmobiliaria se había convertido en una opción de autoempleo para personas con vocación empresarial: con una inversión inicial modesta, de menos de 60.000 euros, y asumiendo el alquiler del local y un canon mensual a la franquiciadora que podía ser de unos 800 euros se obtenía apoyo informático, legal y comercial para operar en un sector muy rentable. «Muchas personas entraron en el sector sin capital y sin ninguna experiencia, con un manual de ventas de la matriz, y con el desplome de las ventas no han podido hacer frente a los gastos», señala Ollé.

Las agencias inmobiliarias intentan hacer frente a la crisis diversificándose. Según la firma Alfa Inmobiliaria, las mejores opciones para mantener la actividad son potenciar el área de alquiler de viviendas, donde sigue habiendo demanda; el diseño de operaciones de intercambio de viviendas entre particulares, y llegar a acuerdos con entidades financieras para comercializar las viviendas que se adjudican por impagos. Igualmente, otras empresas como Fincadelia apuestan por ampliar la actividad a la administración de fincas, un negocio de poco margen pero que aporta ingresos estables y recurrentes.

El presidente de los API catalanes cree que la caída de las operaciones ha tocado suelo y prevé alzas en los próximos meses. El reto para el sector, sin embargo, es internet, que ha disparado las compraventas de viviendas que se efectúan directamente entre particulares, sin intermediarios.

Artícle publicat a «La Vanguardia» el 23 de Març del 2009
Per veure l´Artícle podeu fer click aquí.

Joan Ollé Bertrán,
President del Col·legi d’Agents de la Propietat Immobiliària de Barcelona

General

El precio de la vivienda de segunda mano en Barcelona baja un 4% durante el primer trimestre.

Los precios de los pisos siguen disminuyendo pero de forma cada vez más moderada, en un mercado más flexible y con síntomas de recuperar una mayor actividad.

El precio de la vivienda de segunda mano en Barcelona vuelve a bajar este primer trimestre del año 2009. Tras un año y medio de bajadas continuadas, el precio de la vivienda de segunda mano en Barcelona se sitúa en 4.281 euros por metro cuadrado de superficie construida, un 4% menos que en el trimestre anterior. Respecto a los doce meses anteriores, los pisos de segunda mano cuestan un 11% menos a día de hoy que hace un año según el estudio trimestral de Comprarcasa, la red inmobiliaria integrada únicamente por profesionales API, presentó ayer, día 18, en Barcelona. La Zona Alta baja este trimestre un -6%, y un -4% durante el último año. Pese a ello, sigue siendo la que más se cotiza en Barcelona, situándose en 6.123 €/m², a una distancia de más de 1.200 €/m² que Les Corts, la segunda zona más cara de la ciudad. Ésta última se mantiene estable este trimestre y se sitúa en 4.889 €/m². Las diferencias entre la zona más cara y la más económica de Barcelona se mantienen. Así, a día de hoy, el mismo piso cuesta una media de 2.773 €/m² más en la Zona Alta que en Nou Barris.

La tendencia descendente del mercado inmobiliario se ha mantenido de forma generalizada en todos los distritos de la ciudad condal durante este último año, con bajadas medias entre un -4% y un -23%. En relación a este último trimestre, todos los distritos excepto Les Corts han tenido descensos más o menos moderados, desde un -1% en Sants-Montjuïc y Horta-Guinardó, un -3% en Gràcia y en Sant Andreu, un -4% en Eixample Dreta, un -5% en Sant Martí, un -6% en Zona Alta y en Eixample Esquerra, un -7% en Nou Barris y un -8% en Ciutat Vella, la zona que más ha disminuido, tanto este último trimestre como durante el último año.

A excepción de la Zona Alta, los restantes diez distritos de la ciudad conforman dos zonas claramente delimitadas por la barrera de los 4.000 €/m² de media. De este modo, Les Corts, los dos Eixamples, Gràcia y Sant Martí se sitúan por encima de este precio promedio. Por otro lado, encontramos los distritos de Sants-Montjuïc, Ciutat Vella, Horta-Guinardó, Sant Andreu y Nou Barris, cuyos precios se sitúan por debajo de los 4.000 €/m².

En líneas generales, los precios han seguido bajando de forma continuada desde el tercer trimestre del 2007. «Sin embargo, la bajada de este trimestre es mucho más suave que las que habíamos visto anteriormente, por lo que estamos convencidos que durante este año alcanzaremos finalmente el punto de equilibrio y la estabilización del mercado de la vivienda. Creemos que este momento pueda alcanzarse durante el segundo semestre del año», comenta Juan José Aguilera, presidente de la Asamblea local de Comprarcasa Barcelona.

Tras la evolución trimestral, los precios de los pisos de segunda mano en Barcelona se sitúan actualmente en 6123 €/m² en Zona Alta, 4.889 €/m² en Les Corts, 4.708 €/m² en Eixample Esquerra, 4.338 €/m² en Gràcia, 4.232 €/m² en el Eixample Dreta, 4.184 €/m² en Sant Martí, 3968 €/m² en Sants-Montjuïc, 3.862 €/m² en Ciutat Vella, 3.829 €/m² en Horta-Guinardó, 3.560 €/m² en Sant Andreu y 3.350 €/m² en Nou Barris.

El descenso generalizado y continuado del coste de la vivienda de segunda mano durante tantos meses, así como el poco movimiento del mercado durante este tiempo han producido que, por primera vez en mucho tiempo, se aprecien síntomas de flexibilidad a la hora de vender por parte de los propietarios de pisos. «Por todo ello, y por las últimas bajadas de los tipos de interés, es por lo que estamos empezando a ver una cierta recuperación del movimiento en el mercado inmobiliario, con un aumento de las operaciones de compraventa. Hoy por hoy, los propietarios acceden a negociar mucho más los precios de los pisos por lo que se empiezan a cerrar muchas más operaciones que hasta hace poco»”, asegura Juan José Aguilera.

Primeros síntomas de recuperación del mercado
En efecto, los últimos datos de comprarcasa avalan un principio de recuperación de la compraventa en el mercado de la segunda mano. Tras un año y medio de descenso continuado de los precios y un estancamiento del número de operaciones, todo parece apuntar al inicio de la recuperación del sector. Las favorables condiciones actuales predisponen a que la recuperación del mercado sea una realidad. Por un lado, la actitud de mayor disposición a negociar por parte de los propietarios y, por otro, la existencia de una demanda latente de personas a la espera de condiciones más favorables para poder adquirir una vivienda en propiedad, está produciendo una convergencia de los intereses de unos y otros.

«Esta situación está empezando a desencallar la situación en la que había desembocado el mercado hasta hace poco lo que, en cierto modo, es lógico», comenta Joan Ollé, presidente del colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Barcelona. «La demanda siempre ha existido pero no es hasta ahora, con la aparición de condiciones realmente favorables, que las operaciones se empiezan a concretar. No se trata sólo de que los precios de los pisos estén mucho más bajos que hace un tiempo, sino que además la flexibilidad del mercado permite que en la práctica los compradores puedan obtener importantes rebajas sobre el precio inicial de salida», explica Ollé.

Por otro lado, Joan Ollé ha insistido en la necesidad, ahora más que nunca, de dejarse asesorar por un profesional a la hora de iniciar la búsqueda de una vivienda. «No todo lo que reluce es oro», sentencia Ollé. «Los API son los únicos profesionales que, por su sometimiento a un Código Deontológico pueden garantizar la obtención de una vivienda al mejor precio y bajo las máximas garantías legales. En este sentido, aunque el sector ha expulsado de forma natural a gran parte de los operadores que actuaban en el mercado sin ningún tipo de preparación, por la inestabilidad actual del mercado y la falta de referencias todavía se producen algunas situaciones que pueden dar lugar a generar falsas expectativas tanto a compradores como a vendedores», continua el presidente de los API.

Los síntomas de recuperación del movimiento en el mercado se ha traducido, en el caso de Comprarcasa en el aumento continuado del número de agencias inmobiliarias afiliadas en la provincia de Barcelona. Prueba de ello es que durante este primer trimestre del año, se han abierto un total de 10 nuevas agencias en la provincia y un total de 24 durante el último año. Según Juan José Aguilera, «este crecimiento avala nuestra labor como profesionales, y más teniendo en cuenta el difícil momento por el que está atravesando el sector».

Artícle publicat a «Construnario.com» el 19 de Març del 2009
Per veure l´Artícle podeu fer click aquí.

Joan Ollé Bertrán,
President del Col·legi d’Agents de la Propietat Immobiliària de Barcelona

General

El final del túnel inmobiliario.

S. SABRIÀ / X. SALVADORBARCELONA
Las compraventas de pisos de segunda mano son uno de los indicadores más fidedignos de la evolución del sector inmobiliario, el más afectado y a la vez mayor promotor de la crisis en Catalunya. La caída de ventas del 45% en el 2008 y de casi el 70% en los inicios de obras es, para muchos agentes del sector, la constatación de que el grueso de la crisis de la construcción ya se ha vivido. Joan Ollé, presidente del Consell de Col.legis d’API de Catalunya, considera, incluso, que «estamos al final del túnel, aunque esta caída tiene todavía un recorrido de tres a seis meses más. La mayor parte del ajuste ya se ha hecho, salvo excepciones, y ahora falta recuperar la confianza de la gente y vencer la inercia pesimista«, añade. Ollé elogia el Pacte de l’Habitatge, pero advierte de que sus efectos tardarán entre dos y tres años en verse. En este sentido, lamenta que «llega tarde«.

Artícle publicat a «El Periódico» el 8 de Març del 2009
Per veure l´Artícle podeu fer click aquí.

Joan Ollé Bertrán,
President del Col·legi d’Agents de la Propietat Immobiliària de Barcelona