General

La obra nueva asequible es expulsada de Barcelona

Las promociones proyectadas en el centro de la ciudad son sólo viviendas de alta gama, el resto se expande por el área metropolitana.

Buscar un piso de obra nueva a un precio asequible en Barcelona se ha convertido en misión imposible para la gran mayoría de los ciudadanos. No hay solares disponibles y los pocos proyectos inmobiliarios que se proyectan son de viviendas de alta gama. Se venden de 400.000 euros para arriba, según lo expuesto estos días en el Barcelona Meeting Point. Y del centro de la ciudad ya ni hablar, allí sólo tiene cabida directamente el lujo, dirigido casi de manera exclusiva a inversores y compradores internacionales.
La oferta a precios inaccesibles no se encuentra sólo en las promotoras dirigidas a compradores con la cartera abultada. Las más tradicionales han adaptado su oferta a los precios de mercado vigentes en la ciudad. La Llave de Oro, por ejemplo, oferta unos pisos en el Poblenou con vistas al mar por 823.000 euros y otros cerca del centro comercial L’Illa por 560.000 euros. Tanto una promoción como la otra se presentan con acabados de alta calidad. Los únicos que se encuentran por debajo de los 300.000 están en la plaza Cerdà, prácticamente en l’Hospitalet, donde la plaza Europa se ha contagiado de la euforia de la capital y también exhibe precios prohibitivos para muchos.

Algo similar pasa si se mira la oferta de Núñez y Navarro. Los precios rondan entre los 400.000 y los 600.000 euros en las promociones proyectadas en el Eixample, Sants y Gràcia. Las de Sarrià-Sant Gervasi directamente superan el millón de euros. El director comercial de la empresa, Carlos de Santiago, explica que “en Barcelona hay tan poca posibilidad de ofertar obra nueva que los precios se han vuelto a disparar, pasa lo mismo que en Manhattan y Londres”. Para encontrar algo por debajo de los 300.000 hay que irse en este caso a la calle Concepción Arenal de Sant Andreu. En ese mismo barrio también se ha apuntado a la construcción de obra nueva Solvia –que nació para gestionar los activos bancarios del Sabadell y la Sareb–, con una promoción que se vende a partir de 248.900 euros.

El desenlace de la situación puede ser el mismo que ya se produjo a principios de siglo: una pérdida de población de la capital catalana hacia las ciudades de la primera corona metropolitana. Fuera de la gran ciudad los precios siguen siendo más asequibles para aquellas personas que dan el paso de adquirir una vivienda y pueden atraer a vecinos de Barcelona con ganas de comprar un piso nuevo que huyen asustados por los precios. El consejero delegado de Corp, Fernando Cirera, lo ve de otra manera. “No construimos en Badalona porque no haya suelo en Barcelona, sino porque es un lugar con demanda y con una ubicación privilegiada”.
La oferta responde a las expectativas y es alta. “Hay una demanda embalsamada, que necesitaba una nueva vivienda desde hace tiempo y que con la mejora económica se ha animado”, defiende Susana Gutiérrez, de Quabit Inmobiliaria. Presenta en el Meeting Point una promoción en Sant Feliu de Llobregat. De 187.000 euros para arriba se ofrecen pisos con buenos ­acabados a un cuarto de hora de Barcelona.
No son los únicos, ni mucho menos. Corp expone pisos en Badalona, Sant Boi y Sant Just Desvern. Neinor Homes lo hace también en ese municipio del Baix Llobregat, Badalona y l’Hospitalet. En las mismas plazas está Aelca. Vertix lo hace en El Prat, Viladecans y Cerda­nyola… y así a lo largo del salón.
En todos esos expositores con oferta metropolitana se dejó ver ayer ya un público local que busca una nueva vivienda para ampliar familia o dejar de estar de alquiler. En cambio, las promociones inmobiliarias de lujo sólo atraían a profesionales. Mientras los primeros también se informan sobre hipotecas, los segundos tratan con extranjeros que pagan al contado.Fuente: La Vanguardia (David Guerrero)

General

¿Por qué es necesaria la inscripción en el Registro de la Propiedad?

Al comprar una vivienda, una vez se han firmado las escrituras y pagado los debidos impuestos, toca ir al Registro de la Propiedad a poner a salvo esa nueva casa. Sí, a salvo. ¿Quieres saber a salvo de quién y por qué?

 

No siempre es obligatorio inscribir las escrituras públicas de compraventa en el Registro de la Propiedad. De hecho, solo es obligatorio para aquellas personas que compren un inmueble a a través de un préstamo hipotecario. No obstante, ninguna persona en su sano juicio dejaría de hacerlo porque es una importantísima protección para el nuevo propietario. Montserrat Junyent, asesora jurídica de los Colegios y Asociación de Agentes Inmobiliarios de Cataluña API, nos explica por qué:

 

  • Podrá ser considerado propietario único, siempre y cuando una sentencia judicial no declare lo contrario.
  • Estará protegido frente a los acreedores del vendedor.
  • Podrá defenderse frente a cargas ocultas que puedan afectar a la vivienda.
  • Las autoridades podrán otorgarle protección judicial en caso de que su posesión sea discutida o perturbada por otros.
  • Una vez que haya registrado su propiedad, nadie podrá adquirir ningún derecho sobre su vivienda sin obtener previamente su consentimiento.

 

¿Quién Gestiona el Registro de la Propiedad?


“Una compraventa se debe inscribir en el Registro de la Propiedad como medida de protección frente a terceros. El Registro opera como si fuera la hoja de vida de ese inmueble y allí se refleja todo lo que le afecta. Por lo tanto, si el propietario quiere que esa información pueda ser consultada y tenga efectos fuera del ámbito privado, se le tiene que dar ‘publicidad’ a la transacción. Y esa publicidad, se la da el Registro de la Propiedad, porque se convierte en información pública.
En este sentido, desde el Colegio de Registradores de España, nos recuerdan que inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad tiene todas estas ventajas:
Al frente de cada Registro hay un Registrador, que es un funcionario público profesional del Derecho, que tiene la misión de controlar la adecuación de los documentos autorizados por los Notarios, expedidos por los Jueces y autoridades administrativas, o suscritos por los particulares, evitando que entren en contradicción con actos previos inscritos o simplemente se trate de actos que afectan al inmueble, cuyo conocimiento resulte útil y al mismo tiempo den protección a su titular.
Fuente: Api.cat