General

Carta de despedida

A los asociados y asociadas de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Cataluña

Como sabéis, el pasado mes de noviembre dejé mi cargo de Presidente del COAPI de Barcelona en las perceptivas elecciones. Anteayer, comuniqué a la Junta Directiva de la Asociación también mi renuncia de forma voluntaria al cargo de Presidente de la misma; los restantes componentes de la Junta decidirán próximamente la manera en que se hará mi relevo dentro del marco estatutario vigente de la entidad.

Después de 9 años presidiendo la Asociación, desde su creación, me siento plenamente satisfecho de la situación en que hoy la dejo, en mi opinión, líder del sector de asociaciones de agencias inmobiliarias de España. Han sido unos años de una vida colegial y asociativa llena e intensa, afrontando con ilusión grandes retos, recibiendo muchas satisfacciones y porque no decirlo, algunas decepciones que también han tenido que ver con mi decisión. Seguro que hemos cometido errores, pero creo que el balance ha sido altamente positivo. Me siento orgulloso de los amigos/as que he hecho, agradecido por las personas que he conocido y por las enriquecedoras situaciones vividas.

Quiero agradeceros el apoyo que me habéis dado durante estos años, que me ha animado para liderar este proyecto a vuestro servicio y de la sociedad. Esto no hubiera sido posible sin el apoyo de mis compañeros de junta directiva, ni tampoco sin la profesionalidad, honestidad, experiencia y dedicación de todo el equipo de gestión que se ha implicado plenamente y ha conseguido con creces los retos y objetivos que se han fijado durante estos años, usando de forma novedosa y exitosa un modelo de gestión empresarial, que hasta la fecha no se había aplicado en el sector.

Finaliza aquí una etapa constituyente y de consolidación exitosa, pero el viaje continúa y seguro que habrá grandes y buenas cosechas. Sé que las personas que me relevarán sabrán responder a las necesidades de la Asociación y sobre todo a las de los asociados y asociadas, en un mundo cambiante y cada vez más exigente. Conozco algunas de las dificultades que se encontrarán por el camino y los animo a llevar la AIC adelante con decisión firme para afrontar los importantes retos que seguro que se plantearán. Deseo para la Asociación y para todos vosotros y vosotras, los mejores éxitos profesionales y personales. A mí me tendréis siempre a vuestra disposición como un asociado más, apoyando en todo aquello que esté a mi alcance y alentando, ahora ya sin responsabilidades directivas.

Recibid todos mi agradecimiento desde el respeto y amistad que nos hemos generado durante estos años. Un fuerte abrazo.

Joan Ollé Bertrán