General

El 21% de los que compraron vivienda en 2016 lo hicieron para invertir.

La estabilización de los precios y las mejoras en la financiación han animado más a comprar una vivienda en 2016. Un 21% de los españoles que buscaban vivienda en 2016 compró piso. Un porcentaje superior a 2014, cuando sólo el 16% de los españoles que buscaba vivienda terminó comprando. Lo más destacable, sin embargo, es que un 21% de los españoles que compraron vivienda el año pasado lo hizo para invertir.  Es lo que revela el estudio “Perfil del comprador de vivienda en 2016”, realizado por fotocasa.

Una de las razones de este incremento tiene que ver con la vuelta del crédito. Un 66% de los encuestados han comprado vivienda a través de hipoteca, mientras que el 23% lo han hecho al contado. En 2014 el porcentaje de españoles que adquirió una propiedad sin financiación alcanzó el 32%.

vivienda compra 2016
Fuente: Fotocasa.es

“En 2016 asistimos a una auténtica guerra entre las entidades bancarias por ofrecer la mejor hipoteca y se lanzaron al mercado productos muy interesantes, como las hipotecas a tipo fijo, que han animado a parte de esa demanda que estaba embalsamada a salir y adquirir una vivienda. La financiación ha sido clave en la reactivación del mercado”, explica Beatriz Toribio, responsable de Estudios de fotocasa.

Con respeto al crédito hipotecario, hay que indicar que para el 63% de los hipotecados, el peso del crédito representa entre un 15 y un 35% de los ingresos. El 13% ha solicitado un préstamo de más del 35%. Tan solo un 24% de los solicitantes han adquirido un crédito de menos del 15%.

comprenta vivienda fotocasa
Fuente: Fotocasa.es

 ¿Qué tipo de vivienda han comprado los españoles?

El perfil de las personas que han buscado casa durante 2016 es el de una mujer de 42 años, casada, con titulación universitaria y empleo. Pero el informe de fotocasa también nos ofrece datos muy interesantes sobre el tipo de demanda en el mercado residencial. El prototipo más buscado por los españoles es un piso con tres habitaciones, de más de 10 años de antigüedad y situado en una zona residencial y con actividad comercial.

Además, hay que indicar que más de la mitad de la vivienda vendida el año pasado (53%) eran pisos frente a un 21% de casas adosadas o chalets. El resto se divide entre apartamentos (9%), áticos (8%) y otros (estudios, loft, etc) que representan un 9%.

Respecto a la ubicación, estas son las tres variables que más influyen a la hora de elegir dónde comprar una vivienda: zona residencial, con comercios y transporte. En cambio, un análisis por franjas de edad refleja que para los más jóvenes (18 a 35 años) lo que más influye a la hora de comprar una vivienda es que esté bien conectada con el transporte público. En cambio, para la franja de edad de 36 a 45 años, este motivo es tan importante como una buena conexión con carreteras y, además, valoran también mucho que su nueva casa esté cerca del colegio de sus hijos.

En cuanto al precio, los españoles que compraron casa el año pasado pagaron de media 186.367 euros, precio que se eleva a casi 230.000 euros si compraron en Madrid y 190.000 si lo hicieron en Cataluña.

En cualquier caso, siete de cada diez viviendas compradas el año pasado tenían tres o más habitaciones frente a un 24% con dos, y un 7% con una. Respecto a la antigüedad, un 64% de los pisos o casas vendidos el año pasado tenían más de 10 y un 20% entre uno y 10 años. Tan solo un 16% de las viviendas compradas en 2016 eran de obra nueva.

Tener una casa mejor: este es el principal motivo por el que compran una vivienda

Comparado con el informe presentado anteriormente, en 2016 se ha observado un aumento importante del porcentaje de personas que han adquirido una nueva vivienda para tener una casa mejor (pasando de un 32% en 2014 a un 46% en 2016), así como de aquellos que han adquirido una segunda residencia (del 14% al 27%).

Entre las personas de 36 a 45 años aumenta considerablemente, del 46 al 56%, el porcentaje de aquellos que han comprado una vivienda porque buscan algo mejor, mientras que entre los mayores de 45 años este motivo también estaría repartido con el porcentaje de los que quieren adquirir una segunda residencia (44%).

Por otra parte, casi un 40% de los jóvenes de entre 18 y 35 años que compraron vivienda el año pasado lo hicieron porque se independizaban o se iban a vivir con su pareja.

compra vivienda
Fuente: Fotocasa.es

El 21% de los españoles compró para invertir

La mayoría de compradores indican que usarán el piso o la casa como vivienda habitual(65%), mientras que un porcentaje más reducido (13%) dice que lo empleará como segunda residencia. Hay que indicar, eso sí, que hay un 21% de los propietarios afirma que compran para invertir o para aumentar su patrimonio; este porcentaje en 2014 era de un 16%.

“Los datos de este estudio de fotocasa revelan que en 2016 ha sido sobre todo la demanda de reposición y los inversores los que han movido el mercado de la compraventa. De hecho, un 65% de quienes adquirieron vivienda en 2016 ya eran propietarios frente a un 35% que adquirieron vivienda por primera vez”, añade Beatriz Toribio.

¿Cuánto tiempo se tarda en comprar un piso?

Los compradores tardaron 13 meses desde que comenzaron el proceso de búsqueda hasta que entregaron la primera señal. Esta media es ligeramente superior a los 12 meses de 2014, pero hay que destacar que más de la mitad de los nuevos propietarios (51%) aseguran que tardaron menos de seis meses y el 70% en menos de un año. Además, un 57% considera que el tiempo tardado era lo esperado frente a un 20% que cree que fue excesivo o mucho y un 23% que asegura que tardó poco en encontrar el piso o casa que buscaba.

Los que comprarán en 2017 llevan un año y medio buscando vivienda

Si entre quienes lograron comprar casa en 2016, un 21% lo hizo para invertir, este porcentaje se reduce al 11% entre quienes buscaban. Y es que 7 de cada 10 futuros compradores aseguran que el uso que le van a dar a la vivienda que quieren comprar es el de primera residencia.

Este hecho puede explicar que aumente considerablemente el periodo que llevan buscando ese piso o casa de sus sueños. Según los datos de este estudio, los futuros compradores llevan 18 meses en proceso de búsqueda frente a los 13 meses que, de media, tardaron quienes compraron casa el año pasado.

Fuente: Fotocasa.es

General

Burbuja de inmobiliarias en Barcelona

La gran demanda para alquiler y compra provoca el registro de más de mil nuevos operadores en apenas dos años
El auge de operaciones y la escasa oferta hace que muchos nuevos mediadores apenas tengan cartera de pisos

Donde hace unos meses hubo una mercería, una frutería, una tienda de ropa de bebé… incluso un mugriento local cerrado a cal y canto tras la crisis, de pronto ha florecido una agencia inmobiliaria. Brotan día sí y día también porque pocos negocios a pie de calle precisan tan poco espacio y logística. Brotan sin pausa ni tregua porque cada día hay más movimiento de alquiler y venta en Barcelona. Si a finales del 2010 la capital catalana contaba con 1.624 agentes registrados, en el 2016 la cifra llegó a 3.887, tras sumar más de mil desde el 2014. Algunos de ellos son titulares de más de una oficina, de modo que los negocios pueden ser muchos más.

Una de las caras más visibles del pinchazo de la burbuja inmobiliaria fue la extinción de los negocios mediadores de la compraventa que vendieron pisos a destajo durante unos pocos años. Tanto fue el movimiento que en el 2010 la Agència de l’Habitatge de Catalunya creó el Registre d’Agents Inmobiliaris, obligatorio para que un agente pueda abrir un establecimiento cara al público pues “favorece la transparencia y garantiza la seguridad de los usuarios”. La lista se ha disparado en los últimos tiempos, desde que el mercado inmobiliario empezó a remontar el vuelo. Cabe destacar que normalmente cada agencia solo tiene registrado a un agente (por los requisitos económicos, garantía y seguros que debe asumir el profesional) y que es habitual que una persona registrada esté al frente de varias agencias de una misma marca, en distintas zonas.

AGENTES INMOBILIARIOS EN BCN

El presidente del colectivo de agentes de la propiedad (API), Joan Ollé, estima que durante la crisis cerraron dos de cada tres agencias. De esos operadores, muchos están volviendo al negocio. No obstante, más allá de los casi 3.900 registrados en la capital catalana –tras crecer el 139% en seis años-, figuran otros mediadores de vivienda que no hacen esta actividad de forma habitual y por tanto no constan como API, así como algún operador no registrado, cuyas “técnicas comerciales muy agresivas” o malas prácticas enturbian la imagen del sector, lamenta Ollé. Solo los inscritos ofrecen las garantías exigidas por la Administración catalana.

FENÓMENO ÚNICO

El fenómeno inmobiliario no tiene parangón en el resto de Catalunya, donde el registro suma casi 5.800 inscritos. De hecho, de las 700 altas del 2016, unas 550 pertenecían a Barcelona. Y es que la capital lidera en solitario (por encima de Madrid) la escalada de precios, primero de los alquileres, y luego de la venta. Si el Incasol (con las fianzas de contratos firmados) sitúo a final del año pasado en 826 euros el precio medio del alquiler en Barcelona (batiendo su propio récord), portales como Idealista contabilizan un incremento anual del 16,5% y empresas como Tecnocasa lo cifran sobre el 15%, apunta su director de Análisis, Lázaro Cubero.
La locura de los alquileres en Barcelona está alimentada por la finalización de los nuevos contratos de tres años estrenados en junio del 2013, el tirón internacional que atrae a residentes extranjeros, la mayor cultura del alquiler frente a la compra y el hecho de que los bancos den un máximo del 80% para las hipotecas, lo que conduce a muchos vecinos a optar por el arrendamiento. Sin embargo, la oferta no da abasto y los precios escalan sin tregua, con poco más del 20% de la oferta anunciada a menos de 1.000 euros al mes.

Muchos propietarios aguardan una mayor e inminente subida para vender, lo que reduce la oferta actual, que se encarece.

En ese escenario de burbuja de alquileres también se engordan los precios de venta a pasos agigantados. Idealista habla de subidas en sus anuncios del 14,4% en el 2016. Desde Tecnocasa prevén un 10% más para este año y Don Piso lo reduce a un 5-6%. Los bajos intereses de las hipotecas, el aumento de las concedidas, la decisión de comprar ante lo caro que resulta alquilar, el auge de los inversores (compran para arrendar) y la expectativa de que los precios suban con rapidez alimentan la sed compradora, mientras que muchos propietarios “están a la espera de vender y ganar más”, mantiene Emiliano Bermúdez, subdirector general de Don Piso. Una estrategia que conlleva cierto riesgo, por muchos factores externos.
Ese desajuste de oferta y demanda hace que lo poco que hay en venta y esté a un precio adecuado vuele, de modo que muchas de las inmobiliarias de barrio que afloran apenas tienen oferta disponible.

Fuente: El Periódico 

General

Estudio sobre el alquiler en Barcelona

En diciembre de 2016 se realizo un estudio de 10 distritos de Barcelona.

Todos los distritos de la ciudad condal superan el precio medio de la vivienda a nivel nacional, establecido a finales de año en 7,49 euros/m² al mes. La diferencia entre este precio medio y el más caro en Barcelona se produce en el distrito de Ciutat Vella que es superior a la media nacional en un 131,9%, y se sitúa en los 17,37 euros/m² al mes.

Precio ciutat vella

En lo referente a la variación anual del precio se puede observar al concluir el año que en Barcelona el precio se incrementa en todos los distritos de la ciudad condal. El distrito que más se incrementa es Eixample, que sube un 18,3%, seguido de Sants – Montjuïc (17,8%), Nou Barris (17%), Sant Andreu (13,9%), Sant Martí (12%) y Gràcia (10,3%). Así, seis de los diez distritos de la ciudad condal incrementan el precio por encima del 10%.

Le siguen Horta – Guinardó, con una subida del 9,7%, seguido de Sarrià – Sant Gervasi (9,3%), Ciutat Vella (9,3%) y Les Corts (1,2%).

Variacion anual precio alquiler Barcelona
Fuente: Índice inmobiliario fotocasa

En cuanto a los precios, el distrito de Ciutat Vella encabeza la lista de la ciudad como distrito más caro para alquilar una vivienda y el más caro de toda España. Su precio medio se sitúa en diciembre en 17,37 €/m² al mes después de subir anualmente un 9,3%. Le sigue como segundo más caro el distrito de Sarrià – Sant Gervasi, cuyo precio medio se sitúa a diciembre de 2016 en 16,01 €/m² al mes. En tercera posición se encuentra el distrito de Eixample (15,89 €/m²) y Sant Martí (15,01 €/m²).

En el caso de Ciutat vella, el precio supera a la media nacional en un 131,9%, seguido de Sarrià – Sant Gervasi, que lo hace en un 113,8%, Eixample (112,1%) y Sant Martí (100,5%).

En el otro extremo, Nou Barris es el barrio más económico con un valor medio de la vivienda de 11,07 €/m² al mes, seguido de Sant Andreu (11,47 €/m² al mes), Horta – Guinardó (11,73 €/m² al mes), Sants – Montjuïc (13,78 €/m² al mes) y Gràcia (13,81 €/m² al mes).

Precio medio alquiler Barcelona
Fuente: Índice inmobiliario fotocasa

Fuente: Fotocasa

General

Barcelona es la ciudad española con los alquileres más caros.

La demanda turística empuja a siete distritos de la ciudad a colocarse entre los 10 con mayor precio de España.

La burbuja del alquiler en Barcelona es una evidencia incuestionable. La capital catalana es ya la más cara de España por lo que se refiere a los precios del alquiler. Y al menos siete de los distritos de la ciudad se encuentran a la cabeza de los precios tras los incrementos registrados en el 2016. Solo otros tres distritos de Madrid se encuentran entre los 10 más caros de España, según destacan el informe ‘La vivienda de alquiler 2016’ elaborado por Fotocasa, que ha sido presentado este martes por Beatriz Toribio, responsable de análisis del portal inmobiliario.

“Se trata de los precios de oferta registrados en las webs inmobiliaria. Puede que estén por encima de los que se acaban registrando en los contratos de alquiler, pero dan una imagen bastante real de cuál es la tendencia del mercado”, ha destacado Toribio, para quien no cabe la menor duda de que “Barcelona experimenta un extraordinario ‘boom’ del mercado del alquiler”, lo que en gran parte se debe a la presión del alquiler turístico en la ciudad. “Ese es un fenómeno que también se registra en Madrid, pero no tiene nada que ver con la intensidad que tiene en Barcelona”, ha apuntado la analista. Lo cierto es que es la presión turística la que provoca que esos siete distritos de la ciudad registren los precios máximos de alquiler en España.

Ciutat Vella encabeza la lista de como distrito más caro para alquilar una vivienda y el más caro de toda España. Su precio medio se situó en diciembre en 17,37 euros por metro cuadrado al mes, después de aumentar un 9%. Los precios son más caros que los del barrio de Salamanca de Madrid. Le sigue, como segundo más caro el distrito de Sarrià Sant-Gervasi, con un precio medio del 16,01 euros. Y en tercer lugar L’Eixample, con 15,89 euros. En el otro extremo, Nou Barris es el barrio más económico con un valor de 11,07 euros por metro cuadrado, seguido de Sant Andreu (11,47 euros). Pero en ambos casos, los precios están muy por encima de la media española, que era de 7,49 euros por metro cuadrado, según el informe de Fotocasa.

CIUDAD Y PROVINCIA A LA CABEZA

El incremento de los precios del alquiler en la ciudad de Barcelona fue del 13,7% en el 2016. Esa subida, sin embargo está por debajo de la media de la provincia, que fue del 16,2% –la segunda más alta en España, tras Baleares–, lo que se explica, según Toribio, porque los incrementos de la primera ciudad catalana vienen produciéndose desde hace varios años consecutivos y comienza a trasladarse la presión de los precios hacia otras ciudades del entorno barcelonés. En todo caso la medias de Barcelona -ciudad y provincia– están muy por encima de las españolas. El aumento total registrado en el 2016 fue del 6,7%. Cataluña (14,6%) fue la segunda comunidad, después de Baleares (18,5%) y tan solo cuatro autonomías, con La Rioja a la cabeza (-3,2%) registraron descensos el pasado año.

El Periódico

General

2016, el año del boom del alquiler con Barcelona a la cabeza.

El alquiler, como alternativa habitacional, es una opción cada vez más extendida en España. A pesar de que estamos en un país donde la propiedad sigue siendo la opción mayoritaria, lo cierto es que las nuevas generaciones están desterrando la idea de que arrendar una vivienda es una forma de tirar el dinero.
Con unos jóvenes que prefieren invertir en viajar, formarse y mudarse a nuevas ciudades a lo largo de su vida que cargar con una hipoteca, el alquiler resulta cada vez más interesante para quienes buscan emanciparse. Tanto es así que, según el Banco de España, las viviendas en arrendamiento están en máximos de tres décadas.
Los últimos datos de Eurostat apuntan a que 21 de cada 100 casas son de alquiler, una proporción superior a los que existen en 12 países de la Unión Europea, entre ellos Rumanía, Croacia o Noruega. Además, expertos y firmas de análisis creen que el arrendamiento irá ganando peso en el mercado y que se podría estabilizar en torno al 30%.
Parece claro que la demanda en el mercado del alquiler tiene muchas papeletas para seguir subiendo y lo cierto es que los precios están repuntando en buena parte del territorio. De hecho, a lo largo de 2016 hemos vivido un progresivo incremento de los precios del alquiler. Según el informe de precios de idealista referente al tercer trimestre del año, el precio medio del m2 se sitúa en 7,6 euros en el conjunto de España, una cifra que arroja un incremento del 10,7% en términos interanuales.
Los alquileres baratos siguen siendo complicados de encontrar. Aquellos que sean inferiores a los 300 euros mensuales apenas superan un 2,1% del total mercado, mientras que los que se mueven entre 300 y 500 euros al mes suponen una cuarta parte. La mayoría de arrendamientos que se ofertan, un 44,5%, se encuentran entre los 500 y los 1.000 euros al mes. Las que se encuentran en la horquilla entre los 1.000 y los 1.500 euros mensuales no pasa desapercibido: cubre un 13,3% del mercado. Por último, el tramo de los pisos más caros, los que superan los 1.500 euros al mes, son un 15,2% de la oferta, casi nada.
Las subidas más pronunciadas se dan en las grandes ciudades, donde los precios se encuentran en plena escalada alcista. En Madrid, por ejemplo, el m2 ronda los 13,8 euros, frente a los 11,7 euros registrados un año antes, mientras que en Barcelona incluso ha alcanzado máximos históricos: el m2 ronda los 17,4 euros, frente a los 14,6 euros de hace apenas 12 meses. 
Estos incrementos de precios coinciden en el tiempo con un creciente apetito por las viviendas de alquiler. Como prueba, este botón: un 15% de los pisos de las dos principales ciudades españolas se ocupa en menos de 48 horas, mientras que en el plazo de un mes ‘desaparecen’ del mercado la mitad de las casas disponibles en la Ciudad Condal y un 37% en la capital.
Ahora bien, al igual que sucede en el conjunto del sector inmobiliario, el arrendamiento no está evolucionando de manera uniforme en todas las partes de España. Mientras la oferta se encarece en los principales mercados (Madrid, Barcelona, San Sebastián, Valencia…), sigue abaratándose en el resto del país. En verano, el último dato disponible, un total de 26 provincias registraron variaciones negativas en el precio de sus rentas, con Palencia (-7,5%), Murcia (-5,9%), Girona (-4,8%) y La Rioja (-4%) a la cabeza de los descensos.
El año del boom del alquiler con Barcelona a la cabeza.
Más alquileres sociales
Las grandes ciudades han activado este año una inversión en alquiler social como respuesta a la situación precaria que viven muchas familias que no pueden acceder de forma digna a la vivienda. El parque de viviendas público en España es muy limitado y se encuentra a la cola de los índices que goza el promedio de la Unión Europea.
Es por eso que las Administraciones Públicas (desde autonomías hasta grandes ayuntamientos) están anunciando diferentes planes para aumentar el parque de viviendas sociales. Cataluña, por ejemplo, ha anunciado que comprará más de un millar de inmuebles a los bancos, mientras que Madrid también adquirirá inmuebles e incluso construirá obra nueva para este fin.
Al margen del sector público también se están produciendo iniciativas por parte del sector financiero. Sareb, por ejemplo, ha cedido cientos de inmuebles a las comunidades autónomas. También, ha puesto en marcha una campaña con su oferta inmobiliaria en alquiler, mayoritariamente de obra nueva, con unas sugerentes condiciones como dos meses de carencia en el pago del alquiler.
Por otra parte, también dentro del mundo financiero, las entidades bancarias se han visto obligadas a poner al servicio público cuyas propiedades llevaran más de dos años en desuso. Desde Barcelona, por ejemplo, han hecho una campaña imponiendo multas a los grandes tenedores y/o abriendo expedientes sancionadores con el objetivo de mobilizar esas viviendas vacías. También, parte de su parque de viviendas se han destinado a engordar la lista de alquiler público de la Generalitat en su plan de alcanzar las cifras de otros países europeos.
Las actuaciones por parte de la Generalitat de Cataluña, por ejemplo, ha sido implantar la reciente ley exprés del derecho a la vivienda con la que responder a la problemática habitacional que muchas familias viven y garantizar su inclusión residencial. Con esta ley se pretende trabajar en la ayuda a desahuciados y, también, empezar a pincelar lo que será una futura ley de regulación del alquiler que, desde la cámara catalana, tildaron de “abusivo”. Esa ley, según informó el Parlament catalán, se anunciará con más detalle el próximo mes de enero y esperan aprobarla en un margen de nueve meses. La intención de las administraciones públicas es intervenir en el mercado de alquiler de la vivienda equilibrando lo privado con lo público.
Fuente: idealista.com
General

La venta de viviendas sube un 13,2% en septiembre

Catalunya es uno de los mercados que más se beneficia de la inercia favorable del sector residencial. Es la comunidad autónoma en la que más aumentan las operaciones de compraventa, con un 25,8% interanual en septiembre, después de Madrid, que ha registrado incrementos del 29,3%, según los datos de compraventa de vivienda del Instituto Nacional de Estadística (INE). En septiembre, en Catalunya, se registraron 5.991 operaciones de compraventa de viviendas, de las que 5.280 eran viviendas usadas, mientras que de las nuevas fueron 711. Se trata de la dinámica que muestra el sector residencial desde la salida de la crisis y que resulta más acusada en las zonas donde presiona la demanda por encima de la oferta. La escasez de suelo en las grandes ciudades (Barcelona ocupa la mayor parte de las transacciones en Catalunya) determina que la oferta nueva sea limitada con lo que la mayor parte de las operaciones se producen son de segunda mano.
En España, la compraventa de viviendas aumentó un 13,2%en septiembre en relación al mismo mes del 2015, hasta sumar 34.931 operaciones. Este incremento, con el que se encadenan ocho meses consecutivos de alzas interanuales, es inferior al experimentado en agosto, cuando estas operaciones se dispararon un 20,3% interanual, después de que los registradores volvieran a inscribir compraventas tras el parón registrado en julio para incorporar a las hipotecas el contenido de sentencia del Tribunal Supremo sobre intereses de demora en los contratos.
El jefe de estudios de Idealista.com, Fernando Encinar, ha asegurado que estos datos “permiten adelantar una cifra anual de más de 400.000 viviendas vendidas en el 2016” para el conjunto de España. Y ha subrayado que las cifras están sostenidas principalmente por los “buenos” datos de venta en Barcelona, Madrid, Málaga, Valencia y Alicante, lo que “avala la idea de un mercado inmobiliario que se mueve a dos velocidades”.
Como viene siendo habitual, el mercado de segunda mano ha sido el responsable del avance de la compraventa de viviendas en septiembre. En concreto, las transacciones sobre viviendas usadas se incrementaron un 16,5% respecto a septiembre del 2015, hasta totalizar 28.874 operaciones, mientras que la compraventa de viviendas nuevas retrocedió un 0,6% en tasa interanual, hasta 6.057 transacciones.

Proceso de normalización

 

Para Beatriz Toribio, responsable de Estudios de fotocasa, los datos son el reflejo del “proceso de normalización que está viviendo nuestro mercado inmobiliario después de ocho años de crisis en los que no se compraba ni vendía nada” Toribio ha insistido en que “los aumentos de dos dígitos que recogen las diferentes estadísticas relacionadas con la vivienda son propias de un mercado que ha estado paralizado durante años y que ahora vuelve a retomar la actividad”. Pero esto no debe restar importancia al hecho de que “el mercado de la vivienda está afianzando su crecimiento pese a que las circunstancias no han sido las idóneas” en referencia a la parálisis política.
General

Así es el nuevo perfil de comprador de vivienda

¿Tienes entre 25 y 35 años? ¿Cuentas con un contrato indefinido? ¿Dispones de 150.000 euros? Sí es así, encajas con el nuevo perfil del comprador de vivienda de 2016. Al menos así lo describe un estudio de la ST Sociedad de Tasación y Planner Exhibitions. 

Los jóvenes pasan del alquiler a la compra.

Tras el análisis de los visitantes al SIMA, un estudio de la ST Sociedad de Tasación y Planner Exhibitions llegó a la conclusión de que las características principales del comprador actual son las siguientes: joven realista, entre 25 y 35 años y motivado por el deseo de pasar del alquiler a la propiedad. Además cuenta con un presupuesto que va de 150.000 a 300.000 euros.
El estudio revela que la situación contrasta con la del periodo entre 2009 y 2011, cuando este perfil suponía el 62% de los visitantes de SIMA, siendo hoy el 40%. El terreno cedido ha sido ocupado por los compradores de entre 36 y 45 años (36%), que este 2016 suben casi siete puntos porcentuales respecto a 2015, mientras que los de más de 45 años (22,2%) bajan siete puntos.

¿Por qué prefieren comprar a alquilar?

En primer lugar, seguramente sorprenda el hecho de que después de las graves consecuencias que trajo consigo a muchos propietarios la compra de una vivienda en los años previos al estallido de la burbuja inmobiliaria, todavía haya quien opte por la propiedad en lugar de hacerlo por el alquiler. Bien, pues lo cierto es que así es. Pero, ¿cuáles son las razones que les llevan a anhelar ser dueños de un piso en Barcelona antes que inquilinos? Según el mismo estudio al que hacíamos referencia, una de las motivaciones principales es mejorar la vivienda actual (34,2%).
Además, parece que los compradores “tienen prisa”. Al menos es lo que se desprende de las respuestas de los encuestados en el estudio. Ya que el 43,5% aseguró que adquiriría una vivienda en cuanto la encontrase, 8,5 puntos más que en 2015. Y es que los últimos repuntes registrados en la subida de precios de la vivienda están empujando a los compradores a comprar lo antes posible.
Según el informe, los porcentajes de quienes tienen hasta 150.000 euros (20,3%) y entre los que disponen de entre 150.000 y 300.000 euros (52,8%), se han reducido ligeramente. Por el contrario, han aumentado 4,5 puntos porcentuales quienes tienen un presupuesto de más de 300.000 euros (27,1%).
Además, este último grupo se ha duplicado desde 2013, acercándose a los valores medios precrisis. Sin embargo, cada vez son menos los que pueden asumir la totalidad de la compra (10,3% frente al 15,7% de 2015) y cada vez son más los que deben financiar más del 80% (25,1% frente al 16,2% del año pasado).
Fuente: Api.cat
General

La obra nueva asequible es expulsada de Barcelona

Las promociones proyectadas en el centro de la ciudad son sólo viviendas de alta gama, el resto se expande por el área metropolitana.

Buscar un piso de obra nueva a un precio asequible en Barcelona se ha convertido en misión imposible para la gran mayoría de los ciudadanos. No hay solares disponibles y los pocos proyectos inmobiliarios que se proyectan son de viviendas de alta gama. Se venden de 400.000 euros para arriba, según lo expuesto estos días en el Barcelona Meeting Point. Y del centro de la ciudad ya ni hablar, allí sólo tiene cabida directamente el lujo, dirigido casi de manera exclusiva a inversores y compradores internacionales.
La oferta a precios inaccesibles no se encuentra sólo en las promotoras dirigidas a compradores con la cartera abultada. Las más tradicionales han adaptado su oferta a los precios de mercado vigentes en la ciudad. La Llave de Oro, por ejemplo, oferta unos pisos en el Poblenou con vistas al mar por 823.000 euros y otros cerca del centro comercial L’Illa por 560.000 euros. Tanto una promoción como la otra se presentan con acabados de alta calidad. Los únicos que se encuentran por debajo de los 300.000 están en la plaza Cerdà, prácticamente en l’Hospitalet, donde la plaza Europa se ha contagiado de la euforia de la capital y también exhibe precios prohibitivos para muchos.

Algo similar pasa si se mira la oferta de Núñez y Navarro. Los precios rondan entre los 400.000 y los 600.000 euros en las promociones proyectadas en el Eixample, Sants y Gràcia. Las de Sarrià-Sant Gervasi directamente superan el millón de euros. El director comercial de la empresa, Carlos de Santiago, explica que “en Barcelona hay tan poca posibilidad de ofertar obra nueva que los precios se han vuelto a disparar, pasa lo mismo que en Manhattan y Londres”. Para encontrar algo por debajo de los 300.000 hay que irse en este caso a la calle Concepción Arenal de Sant Andreu. En ese mismo barrio también se ha apuntado a la construcción de obra nueva Solvia –que nació para gestionar los activos bancarios del Sabadell y la Sareb–, con una promoción que se vende a partir de 248.900 euros.

El desenlace de la situación puede ser el mismo que ya se produjo a principios de siglo: una pérdida de población de la capital catalana hacia las ciudades de la primera corona metropolitana. Fuera de la gran ciudad los precios siguen siendo más asequibles para aquellas personas que dan el paso de adquirir una vivienda y pueden atraer a vecinos de Barcelona con ganas de comprar un piso nuevo que huyen asustados por los precios. El consejero delegado de Corp, Fernando Cirera, lo ve de otra manera. “No construimos en Badalona porque no haya suelo en Barcelona, sino porque es un lugar con demanda y con una ubicación privilegiada”.
La oferta responde a las expectativas y es alta. “Hay una demanda embalsamada, que necesitaba una nueva vivienda desde hace tiempo y que con la mejora económica se ha animado”, defiende Susana Gutiérrez, de Quabit Inmobiliaria. Presenta en el Meeting Point una promoción en Sant Feliu de Llobregat. De 187.000 euros para arriba se ofrecen pisos con buenos ­acabados a un cuarto de hora de Barcelona.
No son los únicos, ni mucho menos. Corp expone pisos en Badalona, Sant Boi y Sant Just Desvern. Neinor Homes lo hace también en ese municipio del Baix Llobregat, Badalona y l’Hospitalet. En las mismas plazas está Aelca. Vertix lo hace en El Prat, Viladecans y Cerda­nyola… y así a lo largo del salón.
En todos esos expositores con oferta metropolitana se dejó ver ayer ya un público local que busca una nueva vivienda para ampliar familia o dejar de estar de alquiler. En cambio, las promociones inmobiliarias de lujo sólo atraían a profesionales. Mientras los primeros también se informan sobre hipotecas, los segundos tratan con extranjeros que pagan al contado.Fuente: La Vanguardia (David Guerrero)

General

¿Por qué es necesaria la inscripción en el Registro de la Propiedad?

Al comprar una vivienda, una vez se han firmado las escrituras y pagado los debidos impuestos, toca ir al Registro de la Propiedad a poner a salvo esa nueva casa. Sí, a salvo. ¿Quieres saber a salvo de quién y por qué?

 

No siempre es obligatorio inscribir las escrituras públicas de compraventa en el Registro de la Propiedad. De hecho, solo es obligatorio para aquellas personas que compren un inmueble a a través de un préstamo hipotecario. No obstante, ninguna persona en su sano juicio dejaría de hacerlo porque es una importantísima protección para el nuevo propietario. Montserrat Junyent, asesora jurídica de los Colegios y Asociación de Agentes Inmobiliarios de Cataluña API, nos explica por qué:

 

  • Podrá ser considerado propietario único, siempre y cuando una sentencia judicial no declare lo contrario.
  • Estará protegido frente a los acreedores del vendedor.
  • Podrá defenderse frente a cargas ocultas que puedan afectar a la vivienda.
  • Las autoridades podrán otorgarle protección judicial en caso de que su posesión sea discutida o perturbada por otros.
  • Una vez que haya registrado su propiedad, nadie podrá adquirir ningún derecho sobre su vivienda sin obtener previamente su consentimiento.

 

¿Quién Gestiona el Registro de la Propiedad?


“Una compraventa se debe inscribir en el Registro de la Propiedad como medida de protección frente a terceros. El Registro opera como si fuera la hoja de vida de ese inmueble y allí se refleja todo lo que le afecta. Por lo tanto, si el propietario quiere que esa información pueda ser consultada y tenga efectos fuera del ámbito privado, se le tiene que dar ‘publicidad’ a la transacción. Y esa publicidad, se la da el Registro de la Propiedad, porque se convierte en información pública.
En este sentido, desde el Colegio de Registradores de España, nos recuerdan que inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad tiene todas estas ventajas:
Al frente de cada Registro hay un Registrador, que es un funcionario público profesional del Derecho, que tiene la misión de controlar la adecuación de los documentos autorizados por los Notarios, expedidos por los Jueces y autoridades administrativas, o suscritos por los particulares, evitando que entren en contradicción con actos previos inscritos o simplemente se trate de actos que afectan al inmueble, cuyo conocimiento resulte útil y al mismo tiempo den protección a su titular.
Fuente: Api.cat
General

Sarrià Sant-Gervasi tiene el precio por metro cuadrado más alto de las grandes ciudades españolas

Hay ciudades que son más caras que otras para vivir y barrios donde el precio del metro cuadrado está considerablemente por encima de la media de la ciudad. Es el caso del Distrito de Sarrià Sant-Gervasi de Barcelona, donde el metro cuadrado tiene el valor más alto de las 5 principales ciudades españolas.

En el informe “Tinsa IMIE Mercados Locales segundo trimestre 2016” se ha estudiado al detalle el precio del metro cuadrado de cinco grandes capitales españolas, por distritos. Se trata de Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza y Valencia.
Barcelona

Los distritos más caros de España
Las cifras revelan que comprarse un piso en el distrito de Sarrià Sant- Gervasi de Barcelona, cuesta una media de 3.640 €/m2, lo que lo convierte en el distrito con la vivienda más cara de las cinco grandes capitales analizadas en el informe. Pero además, este precio es un 43% superior al valor medio de la ciudad de Barcelona, que en el segundo trimestre de este 2016 se situó en los 2.542 €/m2.
Aún en Barcelona, los distritos de Gràcia (12,7%) y Eixample (+10,9%) son los que más se han encarecido en el último año, frente a Ciutat Vella, donde el valor medio se ha mantenido sin apenas cambios (+0,6%).
Por encima de la media de Barcelona también se encuentran los distritos de Salamanca, en Madrid, con un precio medio 3.576 €/m2, y el de Chamartín, con 3.570 €/m2. Cierra el grupo de los zonas más exclusivas, en términos de precio, el también distrito barcelonés de Les Corts, donde una vivienda cuesta de media 3.261 €/m2.
Por ahora, Barcelona es la ciudad más cara de España para vivir de alquiler.
Madrid y Barcelona aparte, el Casco Antiguo de Sevilla es el distrito con el precio medio más elevado de las grandes capitales españolas, con 2.363 €/m2.
En Valencia, la zona más exclusiva en valor es Ciutat Vella, donde la vivienda media cuesta 2.010 euros/m2, frente a los 1.105 €/m2 de la media de la ciudad. En Zaragoza, el distrito Centro se posiciona como el más caro de la capital con un valor de 1.607 €/m2 en el segundo trimestre de 2016.

Los distritos más baratos de España
Por lo general, los distritos más económicos se concentran en Zaragoza y Valencia. El distrito con el valor más asequible por metro cuadrado está en Zaragoza, en Barrios rurales del Oeste, donde la vivienda media cuesta 807 €/m2. Le siguen de cerca los distritos valencianos de L’Olivereta y Poblados del Norte, con un valor de 843 €/m2 y 847 €/m2, respectivamente.
La zona más barata de Sevilla supera los 900 €/m2 (distrito de Cerro-Amate). Y en Madrid y Barcelona, los barrios más baratos superan ampliamente los 1.000 €/m2: en Villaverde (Madrid) la vivienda media está entorno los 1.228 €/m2, mientras que en Nou Barris (Barcelona) se alcanzan los 1.771 €/m2.

Fuente: Api.cat