General

Demanda alquiler en Barcelona: ¿Los pisos en alquiler vuelan?

El mercado de alquiler en Barcelona tiene características especiales que lo hacen diferente respecto a otras ciudades. Pero ¿es cierto que a día de hoy los pisos de alquiler vuelan? Y si es así, ¿Cuáles son los motivos?

¿Los pisos de alquiler en Barcelona vuelan?


Si has buscado piso o casa de alquiler en Barcelona durante este último año, quizá has sentido las prisas, o la velocidad en la toma de decisión a la que, en principio, nos vemos sometidos. «¿Si no digo que lo quiero ahora voy a perderlo? ¿La otra pareja que acaba de verlo se habrá decidido? ¿Llegaré a tiempo? Me gustaría ver alguna otra opción más…»
Barcelona
Tiene todo el sentido del mundo pensar, que en mayor o menor medida, esto está pasando, y por supuesto, que cada vivienda en concreto tiene mucho que ver al respecto con la tipología de la vivienda y zona en la que está ubicada. Pero al mismo tiempo, existen otros motivos que influyen en la oferta y la demanda de alquiler en Barcelona, acuñando y favoreciendo el término de “alquiler inmediato” en la capital catalana.
En los últimos meses, varios medios de comunicación, se han hecho eco de esta situación. Titulares como: “Barcelona, ciudad sin pisos de alquiler” o “La odisea de encontrar piso de alquiler en Barcelona”, ponen de manifiesto una situación, que no parece que vaya a cambiar a corto y medio plazo.

«Incremento de la demanda de alquiler, descenso del stock disponible, subida de precio, mayor competencia para conseguir la vivienda.»

Incremento de la demanda del alquiler.

Barcelona es una ciudad muy atractiva para vivir y además, un importante núcleo de actividad que ofrece muchas posibilidades a nivel profesional. Esto hace que vivir o querer hacerlo en Barcelona sea una opción de mucho peso, al igual que ocurre en otras grandes capitales. Al mismo tiempo, la reactivación de la economía, hace que la demanda siga creciendo, pero al no tener aún condiciones favorables para muchos a nivel de compra, la presión recae sobre el mercado de alquiler.

Descenso del stock disponible.

Con la reactivación del mercado de compraventa, muchos propietarios que en momento de crisis, decidieron rentabilizar su inversión poniendo su piso en alquiler, en este momento ya no lo están haciendo. Y cuando el piso queda vacío deja de estar disponible para nuevos inquilinos. Otros propietarios, aunque no las ponen en venta, ocupan ellos mismos su vivienda. Al mismo tiempo, muchos inquilinos, teniendo en cuenta la situación económica actual, que al acabar un contrato de arrendamiento, decidían cambiar de vivienda, optan por no hacerlo, y esto también influye en la rotación de los pisos de alquiler, y por tanto en el stock disponible.
Por otro lado, en Barcelona, el alquiler turístico es una opción que los propietarios actualmente tienen muy en cuenta. Una parte significativa de las viviendas en alquiler disponible, se destina a “alquiler de temporada” y no residencial.

Subida de precio.

Si la demanda de pisos de alquiler en Barcelona sigue creciendo, y el stock disponible desciende, el precio de estos aumenta. La capital catalana se ha convertido en la ciudad más cara para vivir de alquiler en España, dónde vivir en el Paseo de Gracia, ya es más caro que hacerlo en la mítica calle Serrano de Madrid, que tenía el precio más caro para vivir de alquiler hasta ahora.

Mayor competencia para conseguir la vivienda.

Y esto es lo que está pasando. Los pisos disponibles parece que vuelan y cada vez hay mayor competencia entre los futuros inquilinos para hacerse con la vivienda deseada. Actualmente, el arrendador es mucho más selectivo a la hora de seleccionar a quién va a alquilar su vivienda. El temor a los inquilinos morosos hace que el propietario busque mayor garantías y priorice en función de su mayor solvencia aparente.

¿Y qué podemos hacer si estamos buscando piso de alquiler?

Escuchamos hablar de “alquileres inmediatos”, que hay pisos que se alquilan en menos de 48 horas. Pero aunque en algunos casos puede que sea así, parece exagerado decir que los pisos de alquiler en Barcelona se alquilan en cuestión de horas. Según Joan Ollé Bertrán, Presidente del colectivo API en Cataluña, en declaraciones para La Vanguardia, transcurre como mínimo una semana desde que la vivienda se pone en alquiler hasta la firma del contrato.
Recomendamos a quiénes están buscando una nueva vivienda, que aún siendo conscientes de la situación actual, es muy importante tener en cuenta cuáles son nuestras necesidades, situación actual y valorar con atención los pros y los contras antes de tomar la decisión final. Y a ser posible, que cuenten con la ayuda de un buen profesional del sector para que encontrar la vivienda que está buscando con plena garantías.

Fuente: api.cat