General

Vuelven las agencias inmobiliarias, pero cambia la demanda.

El sector inmobiliario sale de la crisis a la vez que se disparan los precios de la vivienda. El perfil de los compradores ha cambiado, y ahora son sobre todo grupos inversores

El mercado inmobiliario se recupera progresivamente tras la crisis económica, y un síntoma de esta recuperación es el aumento de agencias inmobiliarias. En sólo dos años, han abierto más de mil oficinas nuevas en Cataluña. Pero este repunte no es igualitario en todo el territorio ya que la actividad se centra, sobre todo, en Barcelona. De los 5.797 agentes inmobiliarios registrados en Cataluña, un 67% (3.887) se concentra en la capital catalana. Según algunos API, ahora entre un 60% y 70% de los interesados en comprar son grupos inversores.

Las cifras evidencian la recuperación del mercado pero, si se tiene en cuenta el incremento de precios en la vivienda, también ponen en alerta una parte del sector que teme una nueva burbuja inmobiliaria. Antes de la crisis económica, el porcentaje de familias que se hipoteca era muy elevado, pero ahora la compra de viviendas ha pasado a segundo plano.

En la agencia Casa Barcelona, Alejandro Antonio asegura que reciben más demanda de alquileres que de compra. Ahora, entre un 60% y 70% de los interesados en comprar son grupos inversores. “Ven que hay una demanda fuerte de alquiler y les interesa comprar un piso para reformarlo y ponerlo en alquiler”, asegura.

La inversión extranjera, sumado a la escasa oferta de pisos que hay en Barcelona, han hecho disparar los precios de la vivienda. Según el Idescat, en 2016 el precio medio del alquiler era de 800 euros mensuales en la capital catalana. Ante este escenario hay expertos que se cuestionan si el estallido de la burbuja inmobiliaria sirvió para aprender algo. Juan Sánchez, abogado, reconoce que la inversión extranjera puede ser un problema para los barceloneses que han vivido toda la vida en la ciudad: “Ven que los precios se inflan por culpa de la rentabilidad que buscan estos inversores”, explica.

Precisamente, para intentar regular el mercado inmobiliario, en 2010 Cataluña implementó una medida que no se aplica en el resto del estado español: el certificado AICAT. Se trata de un título que cualquier agente inmobiliario debe obtener para poder abrir una oficina y ejercer. Juan Sánchez, además de ser abogado, imparte clases a alumnos del Instituto Rocafort que quieren obtener la AICAT. “Tenemos muchos de chinos y de rusos interesados en hacer actividades con sus compatriotas y, por otra parte, personas de mediana edad que quieren un cambio en su vida”, explica Sánchez.

Mientras tanto, desde la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Cataluña, defienden que para cubrir las necesidades de toda la demanda a seguir construyendo edificios no sólo en la ciudad, sino también en el área metropolitana. El presidente de la asociación, Joan Ollé, explica que los precios aquí son baratos para los extranjeros: “Si venden y compran, y representan un 15% o 20% de las transacciones, pues, efectivamente, esto estira el precio” , reconoce.

Fuente: Betevé

General

La venta de viviendas sube un 13,2% en septiembre

Catalunya es uno de los mercados que más se beneficia de la inercia favorable del sector residencial. Es la comunidad autónoma en la que más aumentan las operaciones de compraventa, con un 25,8% interanual en septiembre, después de Madrid, que ha registrado incrementos del 29,3%, según los datos de compraventa de vivienda del Instituto Nacional de Estadística (INE). En septiembre, en Catalunya, se registraron 5.991 operaciones de compraventa de viviendas, de las que 5.280 eran viviendas usadas, mientras que de las nuevas fueron 711. Se trata de la dinámica que muestra el sector residencial desde la salida de la crisis y que resulta más acusada en las zonas donde presiona la demanda por encima de la oferta. La escasez de suelo en las grandes ciudades (Barcelona ocupa la mayor parte de las transacciones en Catalunya) determina que la oferta nueva sea limitada con lo que la mayor parte de las operaciones se producen son de segunda mano.
En España, la compraventa de viviendas aumentó un 13,2%en septiembre en relación al mismo mes del 2015, hasta sumar 34.931 operaciones. Este incremento, con el que se encadenan ocho meses consecutivos de alzas interanuales, es inferior al experimentado en agosto, cuando estas operaciones se dispararon un 20,3% interanual, después de que los registradores volvieran a inscribir compraventas tras el parón registrado en julio para incorporar a las hipotecas el contenido de sentencia del Tribunal Supremo sobre intereses de demora en los contratos.
El jefe de estudios de Idealista.com, Fernando Encinar, ha asegurado que estos datos “permiten adelantar una cifra anual de más de 400.000 viviendas vendidas en el 2016” para el conjunto de España. Y ha subrayado que las cifras están sostenidas principalmente por los “buenos” datos de venta en Barcelona, Madrid, Málaga, Valencia y Alicante, lo que “avala la idea de un mercado inmobiliario que se mueve a dos velocidades”.
Como viene siendo habitual, el mercado de segunda mano ha sido el responsable del avance de la compraventa de viviendas en septiembre. En concreto, las transacciones sobre viviendas usadas se incrementaron un 16,5% respecto a septiembre del 2015, hasta totalizar 28.874 operaciones, mientras que la compraventa de viviendas nuevas retrocedió un 0,6% en tasa interanual, hasta 6.057 transacciones.

Proceso de normalización

 

Para Beatriz Toribio, responsable de Estudios de fotocasa, los datos son el reflejo del “proceso de normalización que está viviendo nuestro mercado inmobiliario después de ocho años de crisis en los que no se compraba ni vendía nada” Toribio ha insistido en que “los aumentos de dos dígitos que recogen las diferentes estadísticas relacionadas con la vivienda son propias de un mercado que ha estado paralizado durante años y que ahora vuelve a retomar la actividad”. Pero esto no debe restar importancia al hecho de que “el mercado de la vivienda está afianzando su crecimiento pese a que las circunstancias no han sido las idóneas” en referencia a la parálisis política.
General

Barcelona plantea una tasa de 633 euros para dueños de pisos vacíos

El Gobierno municipal de Barcelona llevará a la Comisión de Economía la aprobación provisional de una nueva tasa de 633 euros para dueños de pisos vacíos más de dos años, con el fin de costear la inspección y tramitación de expedientes y sanciones.
El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha declarado que el objetivo es disuadir a los propietarios de tener pisos vacíos injustificadamente, y los 633 euros se impondrán por cada expediente que se abra al detectar pisos vacíos, dentro de la estrategia de su gobierno “para garantizar el derecho a la vivienda“.
Una vez aplicada esta tasa, se cobrarán 286 euros más por cada requerimiento que se abra a causa del incumplimiento de un requerimiento anterior.
“Es un trámite administrativo que antes pagábamos todos los vecinos. Ahora lo pagará la persona física o jurídica a la que se abra el expediente”, según Pisarello, que ha defendido que es una medida imaginativa impulsada por el Ayuntamiento, aunque querría ir más allá pero no tiene más competencias.
Barcelona – Diagonal Mar.

Ha criticado que el Tribunal Constitucional (TC) anulara artículos de la ley catalana de emergencia habitacional y pobreza energética, y ha dicho que el Ayuntamiento no se puede “quedar de brazos cruzados”, por lo que impulsan medidas como esta tasa, que tiene total cobertura jurídica, afirma.

El gerente de Presidencia y Economía, Jordi Ayala, ha explicado que el procedimiento puede acabar en sanción o no, pero que la tasa se cobrará en cualquier caso -excepto si el expediente se abre cuando no correspondería-, y Pisarello ha insistido en que pretenden lanzar un claro mensaje a los barceloneses de que trabajan por el derecho a la vivienda.

Ocupación de vía pública

En la modificación de las ordenanzas fiscales, el Gobierno municipal también propone rebajar del 90% al 40% por un acuerdo con el sector de mudanzas la tasa de autorizaciones de solicitudes de ocupación de la vía pública para rodajes de películas, vídeos, televisión, realización de maquetas, sesiones fotográficas, mudanzas, andamios y grúas.
También incorpora una bonificación de la tasa de elaboración de informes para la homologación de planes de auto-protección de entidades y asociaciones sin ánimo de lucro que desarrollan actividades de interés social y de la ciudadanía para garantizar la seguridad en sus actividades.
Fuente: Fotocasa
General

Barcelona se plantea limitar el precio máximo del alquiler.

Barcelona se ha convertido en la ciudad más cara de España para vivir de alquiler. Pero que el Ayuntamiento se plantee limitar el precio máximo del alquiler, es señal de que se teme una nueva burbuja inmobiliaria. 
El pasado 2015, el precio medio del alquiler en la capital catalana se situó en 727 euros mensuales, un 6,6% más que en el mismo período del 2014. Es el alquiler medio más alto y el que más ha aumentado de las grandes ciudades españolas, según un informe elaborado por el departamento de Estudios y Programación del Ayuntamiento de Barcelona.
El informe también evidencia que los barrios donde se registran mayores subidas en los precios del alquiler son, precisamente, zonas con mucha presencia el turismo y a pesar de la moratoria de pisos turísticos.
La cuestión es que esta incesante crecida de precios preocupa al consistorio barcelonés y mucho. Tanto, que se plantea limitar el precio máximo del alquiler en la ciudad. Y aunque el Ayuntamiento no tiene las competencias para tomar esta decisión de forma unilateral, insta al Estado y a la Generalitat a actuar legislativamente para limitar los alquileres máximos.

Barcelona se plantea limitar el precio máximo del alquiler
No es una iniciativa que se hayan inventado. De hecho, en agosto del año pasado, París hizo lo mismo mediante la aprobación de la Ley Alur (del acceso a la vivienda y la renovación de la planificación urbanística, por sus siglas en francés).
El problema de la subida de precios es el esfuerzo económico que deben hacer las familias que viven de alquiler. Fíjate: los barceloneses que hacen un mayor esfuerzo para pagar el alquiler, destinan una cuarta parte de sus ingresos y son los que viven en los barrios con las rentas más bajas (Trinitat Nova, la Verneda, la Pau, la Guineueta, Sant Martí de Provençals y Prosperitat).
En declaraciones a La Vanguardia, el director técnico de programas para el Uso Digno de la Vivienda, Gerard Capó, apuntó que:


“El consistorio quiere trabajar con las administraciones competentes para impulsar la reflexión sobre este cambio en la ley y establecer algún sistema de regulación de precios máximos en determinadas zonas en función de diferentes circunstancias para evitar que, debido a un incremento de precios, las viviendas de alquiler dejen de ser accesibles para un sector de la ciudadanía”.

¿Qué te parece esta propuesta de limitar el precio máximo del alquiler?

Fuente: Api.cat