General

Vuelven las agencias inmobiliarias, pero cambia la demanda.

El sector inmobiliario sale de la crisis a la vez que se disparan los precios de la vivienda. El perfil de los compradores ha cambiado, y ahora son sobre todo grupos inversores

El mercado inmobiliario se recupera progresivamente tras la crisis económica, y un síntoma de esta recuperación es el aumento de agencias inmobiliarias. En sólo dos años, han abierto más de mil oficinas nuevas en Cataluña. Pero este repunte no es igualitario en todo el territorio ya que la actividad se centra, sobre todo, en Barcelona. De los 5.797 agentes inmobiliarios registrados en Cataluña, un 67% (3.887) se concentra en la capital catalana. Según algunos API, ahora entre un 60% y 70% de los interesados en comprar son grupos inversores.

Las cifras evidencian la recuperación del mercado pero, si se tiene en cuenta el incremento de precios en la vivienda, también ponen en alerta una parte del sector que teme una nueva burbuja inmobiliaria. Antes de la crisis económica, el porcentaje de familias que se hipoteca era muy elevado, pero ahora la compra de viviendas ha pasado a segundo plano.

En la agencia Casa Barcelona, Alejandro Antonio asegura que reciben más demanda de alquileres que de compra. Ahora, entre un 60% y 70% de los interesados en comprar son grupos inversores. “Ven que hay una demanda fuerte de alquiler y les interesa comprar un piso para reformarlo y ponerlo en alquiler”, asegura.

La inversión extranjera, sumado a la escasa oferta de pisos que hay en Barcelona, han hecho disparar los precios de la vivienda. Según el Idescat, en 2016 el precio medio del alquiler era de 800 euros mensuales en la capital catalana. Ante este escenario hay expertos que se cuestionan si el estallido de la burbuja inmobiliaria sirvió para aprender algo. Juan Sánchez, abogado, reconoce que la inversión extranjera puede ser un problema para los barceloneses que han vivido toda la vida en la ciudad: “Ven que los precios se inflan por culpa de la rentabilidad que buscan estos inversores”, explica.

Precisamente, para intentar regular el mercado inmobiliario, en 2010 Cataluña implementó una medida que no se aplica en el resto del estado español: el certificado AICAT. Se trata de un título que cualquier agente inmobiliario debe obtener para poder abrir una oficina y ejercer. Juan Sánchez, además de ser abogado, imparte clases a alumnos del Instituto Rocafort que quieren obtener la AICAT. “Tenemos muchos de chinos y de rusos interesados en hacer actividades con sus compatriotas y, por otra parte, personas de mediana edad que quieren un cambio en su vida”, explica Sánchez.

Mientras tanto, desde la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Cataluña, defienden que para cubrir las necesidades de toda la demanda a seguir construyendo edificios no sólo en la ciudad, sino también en el área metropolitana. El presidente de la asociación, Joan Ollé, explica que los precios aquí son baratos para los extranjeros: “Si venden y compran, y representan un 15% o 20% de las transacciones, pues, efectivamente, esto estira el precio” , reconoce.

Fuente: Betevé

General

La obra nueva asequible es expulsada de Barcelona

Las promociones proyectadas en el centro de la ciudad son sólo viviendas de alta gama, el resto se expande por el área metropolitana.

Buscar un piso de obra nueva a un precio asequible en Barcelona se ha convertido en misión imposible para la gran mayoría de los ciudadanos. No hay solares disponibles y los pocos proyectos inmobiliarios que se proyectan son de viviendas de alta gama. Se venden de 400.000 euros para arriba, según lo expuesto estos días en el Barcelona Meeting Point. Y del centro de la ciudad ya ni hablar, allí sólo tiene cabida directamente el lujo, dirigido casi de manera exclusiva a inversores y compradores internacionales.
La oferta a precios inaccesibles no se encuentra sólo en las promotoras dirigidas a compradores con la cartera abultada. Las más tradicionales han adaptado su oferta a los precios de mercado vigentes en la ciudad. La Llave de Oro, por ejemplo, oferta unos pisos en el Poblenou con vistas al mar por 823.000 euros y otros cerca del centro comercial L’Illa por 560.000 euros. Tanto una promoción como la otra se presentan con acabados de alta calidad. Los únicos que se encuentran por debajo de los 300.000 están en la plaza Cerdà, prácticamente en l’Hospitalet, donde la plaza Europa se ha contagiado de la euforia de la capital y también exhibe precios prohibitivos para muchos.

Algo similar pasa si se mira la oferta de Núñez y Navarro. Los precios rondan entre los 400.000 y los 600.000 euros en las promociones proyectadas en el Eixample, Sants y Gràcia. Las de Sarrià-Sant Gervasi directamente superan el millón de euros. El director comercial de la empresa, Carlos de Santiago, explica que “en Barcelona hay tan poca posibilidad de ofertar obra nueva que los precios se han vuelto a disparar, pasa lo mismo que en Manhattan y Londres”. Para encontrar algo por debajo de los 300.000 hay que irse en este caso a la calle Concepción Arenal de Sant Andreu. En ese mismo barrio también se ha apuntado a la construcción de obra nueva Solvia –que nació para gestionar los activos bancarios del Sabadell y la Sareb–, con una promoción que se vende a partir de 248.900 euros.

El desenlace de la situación puede ser el mismo que ya se produjo a principios de siglo: una pérdida de población de la capital catalana hacia las ciudades de la primera corona metropolitana. Fuera de la gran ciudad los precios siguen siendo más asequibles para aquellas personas que dan el paso de adquirir una vivienda y pueden atraer a vecinos de Barcelona con ganas de comprar un piso nuevo que huyen asustados por los precios. El consejero delegado de Corp, Fernando Cirera, lo ve de otra manera. “No construimos en Badalona porque no haya suelo en Barcelona, sino porque es un lugar con demanda y con una ubicación privilegiada”.
La oferta responde a las expectativas y es alta. “Hay una demanda embalsamada, que necesitaba una nueva vivienda desde hace tiempo y que con la mejora económica se ha animado”, defiende Susana Gutiérrez, de Quabit Inmobiliaria. Presenta en el Meeting Point una promoción en Sant Feliu de Llobregat. De 187.000 euros para arriba se ofrecen pisos con buenos ­acabados a un cuarto de hora de Barcelona.
No son los únicos, ni mucho menos. Corp expone pisos en Badalona, Sant Boi y Sant Just Desvern. Neinor Homes lo hace también en ese municipio del Baix Llobregat, Badalona y l’Hospitalet. En las mismas plazas está Aelca. Vertix lo hace en El Prat, Viladecans y Cerda­nyola… y así a lo largo del salón.
En todos esos expositores con oferta metropolitana se dejó ver ayer ya un público local que busca una nueva vivienda para ampliar familia o dejar de estar de alquiler. En cambio, las promociones inmobiliarias de lujo sólo atraían a profesionales. Mientras los primeros también se informan sobre hipotecas, los segundos tratan con extranjeros que pagan al contado.Fuente: La Vanguardia (David Guerrero)

General

Sarrià Sant-Gervasi tiene el precio por metro cuadrado más alto de las grandes ciudades españolas

Hay ciudades que son más caras que otras para vivir y barrios donde el precio del metro cuadrado está considerablemente por encima de la media de la ciudad. Es el caso del Distrito de Sarrià Sant-Gervasi de Barcelona, donde el metro cuadrado tiene el valor más alto de las 5 principales ciudades españolas.

En el informe “Tinsa IMIE Mercados Locales segundo trimestre 2016” se ha estudiado al detalle el precio del metro cuadrado de cinco grandes capitales españolas, por distritos. Se trata de Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza y Valencia.
Barcelona

Los distritos más caros de España
Las cifras revelan que comprarse un piso en el distrito de Sarrià Sant- Gervasi de Barcelona, cuesta una media de 3.640 €/m2, lo que lo convierte en el distrito con la vivienda más cara de las cinco grandes capitales analizadas en el informe. Pero además, este precio es un 43% superior al valor medio de la ciudad de Barcelona, que en el segundo trimestre de este 2016 se situó en los 2.542 €/m2.
Aún en Barcelona, los distritos de Gràcia (12,7%) y Eixample (+10,9%) son los que más se han encarecido en el último año, frente a Ciutat Vella, donde el valor medio se ha mantenido sin apenas cambios (+0,6%).
Por encima de la media de Barcelona también se encuentran los distritos de Salamanca, en Madrid, con un precio medio 3.576 €/m2, y el de Chamartín, con 3.570 €/m2. Cierra el grupo de los zonas más exclusivas, en términos de precio, el también distrito barcelonés de Les Corts, donde una vivienda cuesta de media 3.261 €/m2.
Por ahora, Barcelona es la ciudad más cara de España para vivir de alquiler.
Madrid y Barcelona aparte, el Casco Antiguo de Sevilla es el distrito con el precio medio más elevado de las grandes capitales españolas, con 2.363 €/m2.
En Valencia, la zona más exclusiva en valor es Ciutat Vella, donde la vivienda media cuesta 2.010 euros/m2, frente a los 1.105 €/m2 de la media de la ciudad. En Zaragoza, el distrito Centro se posiciona como el más caro de la capital con un valor de 1.607 €/m2 en el segundo trimestre de 2016.

Los distritos más baratos de España
Por lo general, los distritos más económicos se concentran en Zaragoza y Valencia. El distrito con el valor más asequible por metro cuadrado está en Zaragoza, en Barrios rurales del Oeste, donde la vivienda media cuesta 807 €/m2. Le siguen de cerca los distritos valencianos de L’Olivereta y Poblados del Norte, con un valor de 843 €/m2 y 847 €/m2, respectivamente.
La zona más barata de Sevilla supera los 900 €/m2 (distrito de Cerro-Amate). Y en Madrid y Barcelona, los barrios más baratos superan ampliamente los 1.000 €/m2: en Villaverde (Madrid) la vivienda media está entorno los 1.228 €/m2, mientras que en Nou Barris (Barcelona) se alcanzan los 1.771 €/m2.

Fuente: Api.cat
General

Barcelona se plantea una tasa para los propietarios que tengan pisos vacíos.

El Ayuntamiento de Barcelona no quiere que haya pisos vacíos de larga duración y sin causa justificada en la ciudad. Por eso, se plantea imponer una tasa que penalice a los propietarios que se empeñen en mantener sus viviendas vacías. 
No es el primer intento del consistorio de hacer aflorar las viviendas vacías al mercado con el objetivo de garantizar el derecho a la vivienda. Pero tras la suspensión del Tribunal Constitucional de gran parte de las medidas recogidas en la Ley Catalana Antidesahucios, había que buscar una nueva fórmula.
Así que en el último pleno municipal antes de las vacaciones se aprobó, provisionalmente, una tasa de 633 euros que tendrán que pagar aquellos propietarios que tengan pisos vacíos durante más de dos años y sin causa justificada. La tasa servirá para costear la inspección y la tramitación de los expedientes y sanciones, que hasta el momento, asumían las arcas públicas.
No obstante, aún debe finalizar el periodo de alegaciones que se abre durante un mes desde la aprobación en el pleno municipal, que se celebró a finales del mes de julio.
Barcelona

¿Qué objetivo tiene la tasa de pisos vacíos?

La tasa será de carácter general y se le podrá aplicar a todo el mundo, tanto a particulares, como entidades financieras y grandes tenedores de vivienda. No obstante, desde el Ayuntamiento aseguran que está pensada para el segundo grupo, los bancos y grandes tenedores de viviendas.
El objetivo es obligarlos a poner en el mercado el máximo número de viviendas posible, dada la escasez y altísima demanda de pisos de alquiler que hay en la ciudad Barcelona. Hecho que, como consecuencia, está provocando que los precios batan récords, siendo inaccesibles para una parte importante de los ciudadanos, que no tienen otra alternativa habitacional que no sea el alquiler. 

¿En base a qué se ha fijado la cantidad de esta tasa para pisos vacíos?

Según el consistorio, 633 euros es lo que le cuesta al Ayuntamiento verificar que el piso está vacío. Pero, además, si la propiedad no corrige esta situación, se le cobrarán 286 euros por cada requerimiento nuevo. La fórmula ya se usa en otros municipios de Cataluña como Terrassa o Santa Coloma de Gramenet, y desde Barcelona en Comú aseguran que está avalada jurídicamente.
Fuente: Api.cat
General

Barcelona plantea una tasa de 633 euros para dueños de pisos vacíos

El Gobierno municipal de Barcelona llevará a la Comisión de Economía la aprobación provisional de una nueva tasa de 633 euros para dueños de pisos vacíos más de dos años, con el fin de costear la inspección y tramitación de expedientes y sanciones.
El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha declarado que el objetivo es disuadir a los propietarios de tener pisos vacíos injustificadamente, y los 633 euros se impondrán por cada expediente que se abra al detectar pisos vacíos, dentro de la estrategia de su gobierno “para garantizar el derecho a la vivienda“.
Una vez aplicada esta tasa, se cobrarán 286 euros más por cada requerimiento que se abra a causa del incumplimiento de un requerimiento anterior.
“Es un trámite administrativo que antes pagábamos todos los vecinos. Ahora lo pagará la persona física o jurídica a la que se abra el expediente”, según Pisarello, que ha defendido que es una medida imaginativa impulsada por el Ayuntamiento, aunque querría ir más allá pero no tiene más competencias.
Barcelona – Diagonal Mar.

Ha criticado que el Tribunal Constitucional (TC) anulara artículos de la ley catalana de emergencia habitacional y pobreza energética, y ha dicho que el Ayuntamiento no se puede “quedar de brazos cruzados”, por lo que impulsan medidas como esta tasa, que tiene total cobertura jurídica, afirma.

El gerente de Presidencia y Economía, Jordi Ayala, ha explicado que el procedimiento puede acabar en sanción o no, pero que la tasa se cobrará en cualquier caso -excepto si el expediente se abre cuando no correspondería-, y Pisarello ha insistido en que pretenden lanzar un claro mensaje a los barceloneses de que trabajan por el derecho a la vivienda.

Ocupación de vía pública

En la modificación de las ordenanzas fiscales, el Gobierno municipal también propone rebajar del 90% al 40% por un acuerdo con el sector de mudanzas la tasa de autorizaciones de solicitudes de ocupación de la vía pública para rodajes de películas, vídeos, televisión, realización de maquetas, sesiones fotográficas, mudanzas, andamios y grúas.
También incorpora una bonificación de la tasa de elaboración de informes para la homologación de planes de auto-protección de entidades y asociaciones sin ánimo de lucro que desarrollan actividades de interés social y de la ciudadanía para garantizar la seguridad en sus actividades.
Fuente: Fotocasa
General

Retos a los que se enfrenta el mercado inmobiliario

El estallido de la burbuja inmobiliaria marcó un antes y un después en el sector. Todo está cambiando progresivamente y se avecinan nuevos retos para el mercado inmobiliario de los que hay que estar pendientes, si no queremos quedarnos atrás.
Joan Ollé, Presidente del colectivo API en Cataluña, afirma que el sector inmobiliario ha iniciado un nuevo ciclo, un nuevo modelo, y que debemos empezar a olvidarnos de aquello que hemos vivido hasta ahora. ¿Se refiere al arte de desaprender para rehacer? 

Nuevas formas de acceso a la vivienda y nuevas regulaciones

Cada vez más, aparecen nuevas formas de acceso a la vivienda. Desde la propiedad compartida, que es la compra parcial de una vivienda con derecho a uso, hasta las cooperativas. Y eso implica la creación de nuevas regulaciones sectoriales. Según Ollé estos cambios preocupan al colectivo:

“Nos preocupa que algunas medidas que afecten a la propiedad privada y a las relaciones arrendaticias sean aparentemente atractivas, pero insensatas y que provoquen el efecto contrario, lo que acabaría derivando en un sector en ruinas. Un sector inmobiliario bien regulado es un factor de suma importancia para mejorar la economía.”

La evolución del contexto económico

Si la gente no tiene un empleo digno ni capacidad de ahorrar, no podrán comprar viviendas ni acceder a determinados alquileres. Por eso, es imprescindible seguir recuperando la confianza de los ciudadanos e incrementar su capacidad económica. En este sentido, Ollé tiene claro por donde pasa parte de la solución:

“Sería conveniente recuperar e incluso incrementar los beneficios fiscales para aquellas personas que compren y alquilen viviendas. Es una forma de dar ayudas y aumentar la capacidad de compra de los ciudadanos, que puede regularse de forma justa en función del perfil de los adquirientes.”

Adaptación del colectivo API a los cambios que vienen

A buen entendedor, pocas palabras bastan:

“Se está recuperando lentamente la demanda real y nos toca conocer las ilusiones y necesidades de los clientes, por zonas y características. El objetivo es afinar nuestra oferta al máximo y no errar en nuestras decisiones. En ese sentido, los API tienen mucho que aportar, sobre todo cuando vayan consolidando sus redes de cooperación y colaboración. Debemos recuperar una regulación de la actividad de Agente Inmobiliario, al estilo de la Catalana, para que los consumidores estén más protegidos cuando usan esos servicios.”

La eficiencia energética

Dado que los edificios representan el 40% de consumo de energía y el 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero, es evidente que es un reto y una oportunidad para el sector. Además, un camino sin retorno, porque cada vez es más necesaria la rehabilitación de los viejos edificios de viviendas. En opinión de Joan Ollé:

“Debemos divulgar y prescribir los beneficios de la sostenibilidad y la eficiencia energética. Se debe concienciar la demanda y apostar claramente por la rehabilitación. También es necesario poner en conocimiento de todos los actores del sector el valor de este tipo de prestaciones en los  productos inmobiliarios.”

Font: Api.cat

General

La compraventa de vivienda crece al mayor ritmo desde 2010 y los precios siguen al alza.

La compraventa de viviendas se disparó un 29% en abril frente al mismo mes del año pasado, la mayor subida desde agosto de 2010, hasta las 35.199 operaciones inscritas, la mayor cifra que se registra desde febrero de 2013. De hecho, las transacciones de vivienda han crecido en 19 de los 20 últimos meses, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Desde comienzos de año, la compraventa de viviendas se anotó un crecimiento del 13,8%, con una caída en enero del 2,9%, un avance del 15,8% en febrero, un crecimiento del 16,8% en marzo y del 29% en abril.
En los cuatro primeros meses del año, las compraventas de vivienda usada experimentaron una subida del 20,6% y las nuevas una caída del 6,6%.

La compraventa se disparó un 29% en abril

Respecto a un mes antes, las transacciones de vivienda se incrementaron en abril el 10,3%. El avance de abril se debió, un mes más, al mercado de segunda mano, que, con una subida del 32,3% y 28.028 transacciones, acumuló 26 meses en positivo.
Por su parte, el mercado de obra nueva creció un 17,6% en abril, hasta las 7.171 operaciones, su primer aumento tras 23 meses seguidos cayendo. Por tipo de vivienda, el 20,4% de las viviendas transmitidas en abril fueron nuevas y el 79,6% usadas.
Según la misma fuente, el 89,5% de las viviendas comercializadas en abril eran libre, con 31.505 unidades y un repunte del 30% respecto al mismo mes de 2015. La venta de casas de protección oficial creció el 21% en tasas interanuales y acumuló 3.694 transacciones.
Por autonomías, las compraventas de vivienda subieron en todas las comunidades, presentando los mayores crecimientos Baleares (61,7%) y Galicia (51,6%).
Por su parte, Canarias (2%) y País Vasco (12%) registraron las tasas anuales más bajas en abril.

Precios al alza

El precio de la vivienda subió hasta marzo el 6,3% respecto al mismo periodo de 2015, con lo que este indicador sumó ocho trimestres consecutivos al alza y se anotó el mayor repunte desde el tercer trimestre de 2007.
El incremento de precios entre enero y marzo superó en 1,5 puntos porcentuales al registrado entre octubre y diciembre del año pasado, según el Índice de Precios de Vivienda del INE. El precio de la vivienda comenzó a repuntar en el segundo trimestre desde 2014, después de encadenar seis años seguidos a la baja.
Entre enero y marzo, la vivienda nueva se encareció el 6,1% -seis décimas más que en el trimestre anterior- y registró el mayor incremento de precios desde el primer trimestre de 2008. Por su parte, las casas de segunda mano elevaron su precio de compraventa el 6,4% -dos puntos y medio respecto a cuarto trimestre de 2015-.
Por comunidades autónomas, el precio de las casas subió en tasas interanuales en todas, encabezadas por Madrid, donde se encareció el 9,7%, y Baleares, donde se incrementó el 8,8%. Los menores avances se dieron en Castilla La Mancha (1,5%) y en Castilla-León y Extremadura (ambas con el 1,7%). Respecto al cuarto trimestre, el precio de la vivienda bajó únicamente en Castilla La Mancha (0,4%) y en La Rioja (0,2%), mientras que los aumentos más abultados se dieron en Madrid (2,9%) y Canarias (2,1%).