General

La obra nueva asequible es expulsada de Barcelona

Las promociones proyectadas en el centro de la ciudad son sólo viviendas de alta gama, el resto se expande por el área metropolitana.

Buscar un piso de obra nueva a un precio asequible en Barcelona se ha convertido en misión imposible para la gran mayoría de los ciudadanos. No hay solares disponibles y los pocos proyectos inmobiliarios que se proyectan son de viviendas de alta gama. Se venden de 400.000 euros para arriba, según lo expuesto estos días en el Barcelona Meeting Point. Y del centro de la ciudad ya ni hablar, allí sólo tiene cabida directamente el lujo, dirigido casi de manera exclusiva a inversores y compradores internacionales.
La oferta a precios inaccesibles no se encuentra sólo en las promotoras dirigidas a compradores con la cartera abultada. Las más tradicionales han adaptado su oferta a los precios de mercado vigentes en la ciudad. La Llave de Oro, por ejemplo, oferta unos pisos en el Poblenou con vistas al mar por 823.000 euros y otros cerca del centro comercial L’Illa por 560.000 euros. Tanto una promoción como la otra se presentan con acabados de alta calidad. Los únicos que se encuentran por debajo de los 300.000 están en la plaza Cerdà, prácticamente en l’Hospitalet, donde la plaza Europa se ha contagiado de la euforia de la capital y también exhibe precios prohibitivos para muchos.

Algo similar pasa si se mira la oferta de Núñez y Navarro. Los precios rondan entre los 400.000 y los 600.000 euros en las promociones proyectadas en el Eixample, Sants y Gràcia. Las de Sarrià-Sant Gervasi directamente superan el millón de euros. El director comercial de la empresa, Carlos de Santiago, explica que “en Barcelona hay tan poca posibilidad de ofertar obra nueva que los precios se han vuelto a disparar, pasa lo mismo que en Manhattan y Londres”. Para encontrar algo por debajo de los 300.000 hay que irse en este caso a la calle Concepción Arenal de Sant Andreu. En ese mismo barrio también se ha apuntado a la construcción de obra nueva Solvia –que nació para gestionar los activos bancarios del Sabadell y la Sareb–, con una promoción que se vende a partir de 248.900 euros.

El desenlace de la situación puede ser el mismo que ya se produjo a principios de siglo: una pérdida de población de la capital catalana hacia las ciudades de la primera corona metropolitana. Fuera de la gran ciudad los precios siguen siendo más asequibles para aquellas personas que dan el paso de adquirir una vivienda y pueden atraer a vecinos de Barcelona con ganas de comprar un piso nuevo que huyen asustados por los precios. El consejero delegado de Corp, Fernando Cirera, lo ve de otra manera. “No construimos en Badalona porque no haya suelo en Barcelona, sino porque es un lugar con demanda y con una ubicación privilegiada”.
La oferta responde a las expectativas y es alta. “Hay una demanda embalsamada, que necesitaba una nueva vivienda desde hace tiempo y que con la mejora económica se ha animado”, defiende Susana Gutiérrez, de Quabit Inmobiliaria. Presenta en el Meeting Point una promoción en Sant Feliu de Llobregat. De 187.000 euros para arriba se ofrecen pisos con buenos ­acabados a un cuarto de hora de Barcelona.
No son los únicos, ni mucho menos. Corp expone pisos en Badalona, Sant Boi y Sant Just Desvern. Neinor Homes lo hace también en ese municipio del Baix Llobregat, Badalona y l’Hospitalet. En las mismas plazas está Aelca. Vertix lo hace en El Prat, Viladecans y Cerda­nyola… y así a lo largo del salón.
En todos esos expositores con oferta metropolitana se dejó ver ayer ya un público local que busca una nueva vivienda para ampliar familia o dejar de estar de alquiler. En cambio, las promociones inmobiliarias de lujo sólo atraían a profesionales. Mientras los primeros también se informan sobre hipotecas, los segundos tratan con extranjeros que pagan al contado.Fuente: La Vanguardia (David Guerrero)

General

Alquilar un piso en Barcelona puede convertirse en un maratón

¡Ay… Barcelona! Qué ciudad tan bonita, cosmopolita y entretenida para vivir. Barcelona enamora y atrae cada vez a más personas de aquí y de allá. De todas partes. Solo que la oferta de viviendas de alquiler escasea y está empezando a ser un problema para quienes quieren vivir en la Ciudad Condal.
Ha sido noticia en los últimos meses y lo confirman los profesionales API que operan en la ciudad: el stock de casas de alquiler en Barcelona escasea y hay mucha demanda para poca oferta de calidad.
Las viviendas que salen al mercado ‘vuelan’ y hay mucha competencia entre los interesados. Tanto, que el candidato a inquilino/a no puede pensárselo 2 veces si ha visto un piso o una casa que le gusta. Porque si lo hace, probablemente se la quiten de las manos en menos de 48h.
Un contexto que provoca la subida de los precios: el precio medio del alquiler en Barcelona subió un 7% en 2015 situándose en los 755 euros mensuales, según el Instituto Catalán del Suelo (Incasòl), y se prevé que siga haciéndolo a lo largo del 2016 y el 2017.
Como consecuencia, Barcelona ya es la ciudad más cara de España para vivir de alquiler. No obstante, el aumento de los precios depende del tipo de vivienda y de la zona. Los distritos donde más subió el alquiler el año pasado, según estadísticas del Ayuntamiento de Barcelona, son: Eixample (11,18 euros/m2), Les Corts (11,97 euros/m2), Sant Martí (10,64 euros/m2), Sarrià-Sant Gervasi(12,96 euros/m2) y Gràcia (11,82 euros/m2).
En opinión de Joan Ollé, Presidente del colectivo API en Cataluña, debemos dejar de pensar que Barcelona es solo el centro y los barrios adyacentes, tal y como lo entienden en otras grades capitales europeas, como por ejemplo, París.

“Barcelona está de moda desde hace tiempo. La ciudad atrae talento. Es un referente mundial en calidad de vida, cultura, educación, etc. Y esto tiene consecuencias: que no todos pueden vivir en las zonas más céntricas o populares de Barcelona.”

Y añade:

“Debemos empezar a ampliar horizontes y considerar, por ejemplo, que Collbató, que es un municipio encantador al pie de Montserrat, es como hablar de un barrio de la ‘Gran Barcelona’. Seguro que eso no extraña nada a los Parisinos ni a los Londinenses, no sé por qué a nosotros sí.”

Fuente: api.cat

General

Barcelona se plantea limitar el precio máximo del alquiler.

Barcelona se ha convertido en la ciudad más cara de España para vivir de alquiler. Pero que el Ayuntamiento se plantee limitar el precio máximo del alquiler, es señal de que se teme una nueva burbuja inmobiliaria. 
El pasado 2015, el precio medio del alquiler en la capital catalana se situó en 727 euros mensuales, un 6,6% más que en el mismo período del 2014. Es el alquiler medio más alto y el que más ha aumentado de las grandes ciudades españolas, según un informe elaborado por el departamento de Estudios y Programación del Ayuntamiento de Barcelona.
El informe también evidencia que los barrios donde se registran mayores subidas en los precios del alquiler son, precisamente, zonas con mucha presencia el turismo y a pesar de la moratoria de pisos turísticos.
La cuestión es que esta incesante crecida de precios preocupa al consistorio barcelonés y mucho. Tanto, que se plantea limitar el precio máximo del alquiler en la ciudad. Y aunque el Ayuntamiento no tiene las competencias para tomar esta decisión de forma unilateral, insta al Estado y a la Generalitat a actuar legislativamente para limitar los alquileres máximos.

Barcelona se plantea limitar el precio máximo del alquiler
No es una iniciativa que se hayan inventado. De hecho, en agosto del año pasado, París hizo lo mismo mediante la aprobación de la Ley Alur (del acceso a la vivienda y la renovación de la planificación urbanística, por sus siglas en francés).
El problema de la subida de precios es el esfuerzo económico que deben hacer las familias que viven de alquiler. Fíjate: los barceloneses que hacen un mayor esfuerzo para pagar el alquiler, destinan una cuarta parte de sus ingresos y son los que viven en los barrios con las rentas más bajas (Trinitat Nova, la Verneda, la Pau, la Guineueta, Sant Martí de Provençals y Prosperitat).
En declaraciones a La Vanguardia, el director técnico de programas para el Uso Digno de la Vivienda, Gerard Capó, apuntó que:


“El consistorio quiere trabajar con las administraciones competentes para impulsar la reflexión sobre este cambio en la ley y establecer algún sistema de regulación de precios máximos en determinadas zonas en función de diferentes circunstancias para evitar que, debido a un incremento de precios, las viviendas de alquiler dejen de ser accesibles para un sector de la ciudadanía”.

¿Qué te parece esta propuesta de limitar el precio máximo del alquiler?

Fuente: Api.cat
General

Demanda alquiler en Barcelona: ¿Los pisos en alquiler vuelan?

El mercado de alquiler en Barcelona tiene características especiales que lo hacen diferente respecto a otras ciudades. Pero ¿es cierto que a día de hoy los pisos de alquiler vuelan? Y si es así, ¿Cuáles son los motivos?

¿Los pisos de alquiler en Barcelona vuelan?


Si has buscado piso o casa de alquiler en Barcelona durante este último año, quizá has sentido las prisas, o la velocidad en la toma de decisión a la que, en principio, nos vemos sometidos. «¿Si no digo que lo quiero ahora voy a perderlo? ¿La otra pareja que acaba de verlo se habrá decidido? ¿Llegaré a tiempo? Me gustaría ver alguna otra opción más…»
Barcelona
Tiene todo el sentido del mundo pensar, que en mayor o menor medida, esto está pasando, y por supuesto, que cada vivienda en concreto tiene mucho que ver al respecto con la tipología de la vivienda y zona en la que está ubicada. Pero al mismo tiempo, existen otros motivos que influyen en la oferta y la demanda de alquiler en Barcelona, acuñando y favoreciendo el término de “alquiler inmediato” en la capital catalana.
En los últimos meses, varios medios de comunicación, se han hecho eco de esta situación. Titulares como: “Barcelona, ciudad sin pisos de alquiler” o “La odisea de encontrar piso de alquiler en Barcelona”, ponen de manifiesto una situación, que no parece que vaya a cambiar a corto y medio plazo.

«Incremento de la demanda de alquiler, descenso del stock disponible, subida de precio, mayor competencia para conseguir la vivienda.»

Incremento de la demanda del alquiler.

Barcelona es una ciudad muy atractiva para vivir y además, un importante núcleo de actividad que ofrece muchas posibilidades a nivel profesional. Esto hace que vivir o querer hacerlo en Barcelona sea una opción de mucho peso, al igual que ocurre en otras grandes capitales. Al mismo tiempo, la reactivación de la economía, hace que la demanda siga creciendo, pero al no tener aún condiciones favorables para muchos a nivel de compra, la presión recae sobre el mercado de alquiler.

Descenso del stock disponible.

Con la reactivación del mercado de compraventa, muchos propietarios que en momento de crisis, decidieron rentabilizar su inversión poniendo su piso en alquiler, en este momento ya no lo están haciendo. Y cuando el piso queda vacío deja de estar disponible para nuevos inquilinos. Otros propietarios, aunque no las ponen en venta, ocupan ellos mismos su vivienda. Al mismo tiempo, muchos inquilinos, teniendo en cuenta la situación económica actual, que al acabar un contrato de arrendamiento, decidían cambiar de vivienda, optan por no hacerlo, y esto también influye en la rotación de los pisos de alquiler, y por tanto en el stock disponible.
Por otro lado, en Barcelona, el alquiler turístico es una opción que los propietarios actualmente tienen muy en cuenta. Una parte significativa de las viviendas en alquiler disponible, se destina a “alquiler de temporada” y no residencial.

Subida de precio.

Si la demanda de pisos de alquiler en Barcelona sigue creciendo, y el stock disponible desciende, el precio de estos aumenta. La capital catalana se ha convertido en la ciudad más cara para vivir de alquiler en España, dónde vivir en el Paseo de Gracia, ya es más caro que hacerlo en la mítica calle Serrano de Madrid, que tenía el precio más caro para vivir de alquiler hasta ahora.

Mayor competencia para conseguir la vivienda.

Y esto es lo que está pasando. Los pisos disponibles parece que vuelan y cada vez hay mayor competencia entre los futuros inquilinos para hacerse con la vivienda deseada. Actualmente, el arrendador es mucho más selectivo a la hora de seleccionar a quién va a alquilar su vivienda. El temor a los inquilinos morosos hace que el propietario busque mayor garantías y priorice en función de su mayor solvencia aparente.

¿Y qué podemos hacer si estamos buscando piso de alquiler?

Escuchamos hablar de “alquileres inmediatos”, que hay pisos que se alquilan en menos de 48 horas. Pero aunque en algunos casos puede que sea así, parece exagerado decir que los pisos de alquiler en Barcelona se alquilan en cuestión de horas. Según Joan Ollé Bertrán, Presidente del colectivo API en Cataluña, en declaraciones para La Vanguardia, transcurre como mínimo una semana desde que la vivienda se pone en alquiler hasta la firma del contrato.
Recomendamos a quiénes están buscando una nueva vivienda, que aún siendo conscientes de la situación actual, es muy importante tener en cuenta cuáles son nuestras necesidades, situación actual y valorar con atención los pros y los contras antes de tomar la decisión final. Y a ser posible, que cuenten con la ayuda de un buen profesional del sector para que encontrar la vivienda que está buscando con plena garantías.

Fuente: api.cat